La crisis reduce el beneficio anual de las cajas y abre la puerta a las fusiones

  • Madrid, 19 feb (EFE).- La crisis económica ha reducido en 2008 casi un 40 por ciento el beneficio atribuido de las cajas de ahorro que operan en España y ha abierto las puertas a nuevos proyectos de fusión.

La crisis reduce el beneficio anual de las cajas y abre la puerta a las fusiones

La crisis reduce el beneficio anual de las cajas y abre la puerta a las fusiones

Madrid, 19 feb (EFE).- La crisis económica ha reducido en 2008 casi un 40 por ciento el beneficio atribuido de las cajas de ahorro que operan en España y ha abierto las puertas a nuevos proyectos de fusión.

Según anunció hoy el director general adjunto de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), José Antonio Olavarrieta, las cajas españolas obtuvieron el año pasado un beneficio neto atribuido de 6.829,1 millones de euros, lo que supone un retroceso del 38,7 por ciento respecto a los 11.137 millones del ejercicio anterior, debido a la crisis económica, que ha obligado a aumentar las provisiones.

Las cajas destinaron cerca de 10.000 millones a provisiones, de los que 2.025 millones fueron dotaciones voluntarias para afrontar las insolvencias y otras circunstancias que pueda traer el futuro.

De momento, lo que seguro deparará este año serán nuevas fusiones, tal y como reconoció el presidente de la patronal, Juan Ramón Quintás, quien consideró que en 2009 podrían salir adelante un máximo de dos proyectos de fusión entre cajas, al tiempo que abogó por que estas uniones se hagan siempre con criterios empresariales y no políticos.

"Hay varios proyectos en distinto nivel de concreción y algunos que sí parece que van adelante, pero no creo que este año fructifiquen más de dos proyectos", señaló.

El presidente de la patronal aseguró que "siempre" apostará por las fusiones que se decidan con criterios racionales empresariales, porque son las que han dado "resultados extraordinarios", frente a las impulsadas por criterios políticos que "han reventado antes de configurarse o han tenido una digestión muy lenta".

De momento, la única posible fusión conocida en marcha es la de las entidades Unicaja y Caja Castilla La Mancha (CCM), que crearía la quinta caja de ahorro española por volumen de depósitos de clientes y por beneficios atribuido.

Asimismo, el presidente de la patronal de cajas se mostró "completamente convencido" de la necesidad de rediseñar la red de oficinas y de mejorar su eficiencia, aunque no especificó de qué manera se llevaría a cabo.

En cualquier caso, sí consideró que en la actual crisis las autoridades tienen dos importantes responsabilidades: facilitar el ajuste del sector en el escenario "postcrisis" y asegurarse de que las entidades españolas tengan las mismas oportunidades que las de sus competidores europeos.

En este sentido, insistió en que no es suficiente con que las autoridades se limiten a "vigilar" que no haya competencia desleal porque, al final, la burocracia europea es "muy lenta" y las actuaciones pueden llegar demasiado tarde.

De vuelta a los resultados, al cierre de 2008 las cajas tenían concedidos 911.841 millones de euros en créditos a sus clientes, un 4,5% más que un año antes.

La calidad de estos créditos sigue deteriorándose, como refleja el "ratio" de mora, que alcanzó el 3,68% el pasado año, casi cuatro veces más que el 0,98% que registraban al cierre de 2007.

Además, las previsiones para este ejercicio apuntan a que la morosidad podría alcanzar niveles superiores al 6% y llegar al 7% en 2010, explicó Quintás, que añadió que "en cualquier caso el sistema financiero español tiene sobrada capacidad para aguantarlo".

Con el descenso general de la actividad y de las operaciones, la caída de los resultados de operaciones financieras y de los ingresos extraordinarios han sido otros factores que han influido en la reducción del beneficio.

En cuanto a los recursos de clientes, a cierre de diciembre se situaron en 791.569 millones de euros, el 8,5% más.

Respecto a los márgenes de negocio, el de intermediación se situó en 20.089,5 millones de euros tras crecer el 7,1%, a pesar de que los costes financieros crecieron el 36,3%, más que los productos, que lo hicieron el 25,7%.

Sin embargo, el margen ordinario retrocedió el 6%, hasta 29.504,1 millones de euros, lastrado por la bajada del 1,4% de las comisiones netas y por el retroceso del 50% de los resultados por operaciones financieras.

El margen de explotación, que da una imagen clara de la situación del negocio puramente bancario, retrocedió el 17,2%, hasta los 15.252,7 millones.