Las cajas de ahorro primarán proyectos de “primera necesidad y urgencia” en 2009 tras recortar la Obra Social un 20%

Las cajas de ahorros se desvían de su objeto social. Tras varios años récord de beneficios, en 2009 acometerán una drástica reducción del beneficio que destinan a fines y proyectos de carácter social e interés público. A diferencia de los bancos, estas singulares entidades -que apenas sí quedan en un puñado de países europeos- deben destinar una parte de sus ganancias a beneficiar a la comunidad.

En 2008 invirtieron 2.031 millones de euros en Obra Social, un 11,3% más que en 2007, según el último avance de datos facilitado por la entidad. Pero para el año en curso, cuando más se está notando la virulencia de la crisis en la sociedad, se recortará en un 19,4%, hasta 1.631 millones.

“Para 2009, el panorama presenta una notable complejidad pues al fuerte aumento de la demanda de recursos, especialmente para cuestiones de primera necesidad (…) No obstante, las Cajas están realizando en el presente ejercicio un enorme esfuerzo por concentrar los recursos disponibles en los programas de mayor urgencia social”, explica la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).

Según la patronal de las cajas que preside Juan Ramón Quintás,  el “gravísimo problema del desempleo” en España va a ser una de las cuestiones clave este año.  En este sentido, y según sus estimaciones, la Obra Social de las Cajas, analizada como un sector económico, contribuye al empleo del país con más de 35.000 puestos de trabajo, especialmente, en grupos de personas con difícil inserción laboral por sufrir algún tipo de impedimento físico o de exclusión social.