Las cajas reivindican su papel en el desarrollo de la región del Euromediterráneo

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

Las cajas de ahorros del área Euromediterránea iniciaron hoy en Barcelona unas jornadas de dos días que inauguraron reivindicando su papel en la ayuda al desarrollo de la región.

Los representantes de las insituciones organizadoras del evento --el Instituto Mundial de Cajas de Ahorros (Imca), la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca) y La Caixa-- destacaron este punto.

El presidente de La Caixa, Isidre Fainé, recalcó el papel social de las cajas de ahorros a través de sus obras sociales, que apoyan el desarrollo de los desfavorecidos "a veces en zonas a las que el Estado no puede llegar". También habló de su contribución a crear empleo y su implicación en los territorios en los que están presentes.

Fainé apuntó la importancia del desarrollo del sur del Mediterráneo para resolver "errores del pasado", y señaló tres puntos clave para que funcione la Unión por el Mediterráneo (UpM): las inversiones en infraestructuras; los intercambios comerciales, "en que las pymes van a jugar un papel esencial", y la cohesión territorial y social de todos los territorios.

El presidente de La Caixa argumentó que la Conferencia Euromed debe servir "para hablar, pero sobre todo para actuar rápidamente", porque las cajas, como entidades financieras y sociales, pueden ayudar a salir de la crisis, y porque los empresarios "buscan un marco de confianza para inversiones a largo plazo".

El presidente del Imca --con más de 100 miembros que suman más de 200.000 sucursales-- y director general de la Ceca, José Antonio Olabarrieta, remarcó que las cajas tienen como objetivo "combatir la exclusión financiera", por lo que "contribuyen de manera exitosa al refuerzo de la región Euromediterránea y su desarrollo".

Respecto a la UpM --de la que Barcelona será sede de la secretaría permanente--, celebró que haya sido relanzada, y vio tres beneficios clave: el ímpetu político renovado y reforzado, la gobernanza compartida en busca de la codecisión entre los miembros, y el lanzamiento de proyectos concretos euromediterráneos.

Señaló como retos conciliar las diferencias culturales y sociales de las riberas norte y sur, así como luchar contra el cambio climático de forma conjunta. También calificó de "necesario" crear un sistema financiero "más social" en los países que buscan el desarrollo, siguiendo el modelo de las cajas.