Nace el gigante rural: Grupo Cooperativo Cajamar lidera el proceso de fusiones en las cajas


Es casi un desconocido, pero irrumpe en escena como uno de los principales actores del mapa bancario. “Los medios nos teneis un poco olvidadas a las cajas rurales”, reconocía la portavoz de una entidad española. Pero su tamaño le sitúan primera línea. En concreto, con los más de 26.000 millones de euros en activos que atesora, Grupo Cooperativo Cajamar se convierte en la decimoquinta entidad española -y la primera cooperativa- con más de 26.000 millones de euros en activos, presencia en 36 provincias españolas, 1.000 oficinas y 4.200 empleados.

Cajamar Caja Rural es la mayor de las cuatro entidades y actuará de paragüas societario para las valencianas Caja Campo, Caixa Albalat y Caja Casinos. Según datos facilitados por las entidades, los cuatro miembros del grupo representan casi el 30 % de los activos de las 76 cajas rurales que existen en España, más de 570.000 socios, más de 2 millones de clientes, 1 de cada 4 oficinas y 1 de cada 4 empleados. Este alianza societaria se sitúa tiene su espejo en otros países europeos, dónde han nacido grupos similares como Crédit Agricole (Francia), Rabobank (Holanda), DZ Bank (Alemania), que compatibilizan la existencia de una entidad más grande y de ámbito nacional con entidades con una gran implantación y arraigo local. El nuevo Grupo Cooperativo Cajamar nace con un volumen de depósitos de 19.000 millones de euros, 23.000 millone en créditos a la clientela. La tasa de morosidad (crédito dudosos sobre el total) se eleva al 3,6% y sus recursos propios (resultado de sumar capital, reservas y resultados al cierre de 2008) superan los 1.900 millones, que le otorgan un coeficiente de solvencia del 10,2%

En el año 2000, Cajamar protagonizó la primera fusión de dos cajas rurales provinciales (Almería y Málaga), a la que después siguieron otros ejemplos en Aragón, Andalucía y la Comunidad Valenciana, y en 2007 absorbió a la Caja Rural del Duero. El 16 de abril abril inició el proceso con Caja Campo. Fuentes del sector explican que las razones de fondo para esta alianza se encuentra en la reorganización del sector en España, que va a suponer la fusión de una docena de cajas de ahorro, así como de otras entidades. La operación cuenta con el visto bueno del Banco de España, empeñado en que las entidades se refuercen uniéndose unas a otras. Las rurales no van a quedar al margen. “No es un proyecto cerrado, sino el inicio de un proyecto abierto a la participación de más cajas rurales”, dijo ayer en Valencia el presidente de Cajamar, Antonio Pérez Lao.

Las cajas rurales existen bajo la fórmula de las cooperativas, que no tiene accionistas como los bancos, ni compromisarios como las cajas de ahorro, sino que está formada por socios que han aportado capital y que se han unido voluntariamente en torno a la entidad. El nuevo Grupo Cooperativo Cajamar se convertirá en el eje de las 72 entidades de este tipo en España, que bajo la asociación Grupo Caja Rural, participan en tres empresas: Rural Servicios Informáticos, Seguros RGA y Banco Cooperativo Español, que esta misma semana anunció una ampliación de capital de 55 millones de euros para reforzar sus recursos propios. El desembolso fue suscrito por sus actuales socios.

Al cierre de 2007, según los últimos datos disponibles en la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC), la red de sucursales del sector ha superado las 5.000 oficinas, situándose los activos totales en 108.429 millones de euros -sólo por detrás de La Caixa, Caja Madrid, BBVA, Santander y Popular- en España. Alcanzó los 89.905 millones de inversión crediticia y los 91.293 millones de depósitos de clientes.