PP envía un mensaje de tranquilidad a los clientes y pide total transparencia en la situación y gestión de la caja

GUADALAJARA, 30 (EUROPA PRESS) Los diputados regionales del PP en Guadalajara quisieron hoy enviar un mensaje de tranquilidad a todos los clientes y trabajadores de Caja Castilla-La Mancha, y pidieron "total transparencia en la situación y gestión de la caja". En rueda de prensa María Crespo, Porfirio Herrero y José María Bris aseguraron "a aquellos que tienen sus ahorros en la entidad que éstos tienen que saber que sus ahorros están ahora más seguros que nunca al estar garantizados por el Banco de España". Pese a todo, desde el PP aseguraron que esta intervención es, tras la que tuvo lugar en 1993 en el Banco Exterior de Crédito, una situación de "extrema gravedad sin precedentes" y mostraron su "extrañeza" por la calificación de mero trámite y procedimiento realizada por el ministro de Economía Pedro Solbes. "Solo desde la confianza, transparencia y verdad, como llevamos pidiendo desde el PP, el sistema financiero español puede tener solidez y fiabilidad. La confianza se debe sustentar desde la vedad, y solo desde esta situación se puede pedir el apoyo del PP", agregó Herrero, quien recordó que fue precisamente la "falta de trasparencia y oscurantismo de los gestores de la entidad" lo que llevó al abandono de los consejeros del PP hace unos meses. Por último, los diputados 'populares' "quieren saber las responsabilidades de los gestores cesados ayer por el Banco de España y saber cómo ha cumplido el Gobierno regional con sus obligaciones, contempladas por ley, de control e inspección de la caja intervenida", agregó Porfirio. En cuanto a la posible responsabilidad política del Gobierno regional, Porfirio Herrero aseguró que es pronto para insinuar cualquier tipo de responsabilidad fuera de las administrativas ya que se está analizando la situación de la entidad. Respecto a la actuación del ministro de Economía, Pedro Solbes, Crespo criticó que éste no enviase un mensaje de tranquilidad y aseguró no creer sus palabra más cuando no ha dado datos que muestren la solvencia de la entidad.