Sanz mantiene su apuesta por profesionalizar "totalmente" los órganos rectores de Caja Navarra

Considera que el presidente del Gobierno y el alcalde de Pamplona deben ser apartados como cargos natos de la dirección de la entidad

PAMPLONA, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de Navarra y de Caja Navarra, Miguel Sanz, reiteró hoy que tiene intención de profesionalizar "totalmente" los órganos rectores de la entidad financiera y confirmó que aboga por apartar como cargos natos de su dirección al jefe del Ejecutivo foral y al alcalde de Pamplona.

Miguel Sanz, que compareció en comisión parlamentaria a petición de IUN para informar sobre la reforma de estatutos de Caja Navarra, detalló que en el mes de marzo encargó a un equipo de juristas y representantes de las entidades presentes en el Consejo de la entidad financiera que trabajaran en una propuesta de bases para reformar los estatutos.

Según expuso, planteó a este equipo que la propuesta de reforma mantenga el carácter aforado de Caja Navarra, suprima los dos cargos natos de la entidad (el de presidente de Gobierno y el de alcalde de Pamplona, hasta ahora representantes natos de las entidades fundadoras), y dé cobertura estatutaria al derecho de los clientes a decidir el destino de la obra social, entre otras directrices.

Miguel Sanz defendió que "en los últimos años se ha producido un proceso en el que las cajas de ahorros, superando sus orígenes regionales, se han convertido en operadores globales de servicios financieros con vocación de presencia no sólo en las Comunidades de origen, sino también dentro del ámbito nacional e incluso del internacional".

El jefe del Ejecutivo foral sostuvo que, "en este contexto, las cajas de ahorro no son ni deben ser agentes financieros de los Gobiernos, sino entidades de crédito privadas con una especial vocación e implicación social, sin otros criterios de gestión que los de la profesionalidad y la eficiencia".

Sanz expuso que con esa "firme convicción personal" quiere "ir más allá y, escuchando a todos los sectores de representación presentes en la entidad, dar pasos en esta dirección a fin de profundizar" en la profesionalización de la entidad financiera.

Durante su intervención, el presidente de Caja Navarra se mostró crítico con Izquierda Unida, grupo que le había acusado de "generar incertidumbre en el sector financiero español sobre la situación de la entidad financiera" y de haber "dañado la imagen de la Caja en el exterior en un momento de expansión".

En concreto, el portavoz parlamentario de IUN, Ion Erro, consideró que Sanz cometió un acto "irresponsable" al anunciar una posible reforma de los estatutos de Caja Navarra un día después de que el Gobierno central anunciara la intervención de Caja Castilla la Mancha.

Además, el portavoz de IUN sostuvo que "la gran carencia de Caja Navarra es su falta de legitimación democrática" y pidió a Sanz que "cumpla el compromiso de crear una nueva ley foral de cajas de ahorro".

El jefe del Ejecutivo foral afirmó que ni sabe ni le importa que su anuncio de trabajar para apartar a los cargos políticos de Caja Navarra coincidiera con la intervención de Caja Castilla La Mancha y añadió que este hecho es una "pura coincidencia".

Además, Sanz lamentó que la intervención de Erro fue "impropia de quien forma parte del Consejo General de Caja Navarra" y defendió que como presidente de Caja Navarra ya viene planteando desde 2004 su intención de profesionalizar los órganos rectores de la entidad.

Igualmente, el jefe del Ejecutivo foral afirmó que "IUN no es quien para darme lecciones de democratización de los órganos de Caja Navarra" y argumentó que "si hay alguna persona que en toda la trayectoria de Caja Navarra ha dado pasos para la reforma y la profesionalización, ese es quien le habla".

LOS GRUPOS

En el turno de intervención de los grupos, el portavoz de UPN, Carlos García Adanero señaló que "se ha demostrado a lo largo de los años que se han profesionalizado los cargos de la Caja y que el actual modelo de obra social y banca cívica se ha hecho con el presidente actual".

Por parte de Nafarroa Bai, Maiorga Ramirez mostró su temor a que "detrás de la profesionalización se pueda estar encubriendo dialécticamente la privatización de una fundación pública" y advirtió de que "de ese modo estaríamos perdiendo la oportunidad de utilizar socialmente un instrumento necesario para Navarra".

En cuanto al PSN, el parlamentario Javier Monzón afirmó que su partido tiene "plena confianza en los equipos directivos de Caja Navarra" y añadió que está "abierto a dialogar con el Gobierno foral y en su caso a acordar los cambios que sean precisos, porque nos parece oportuna esa reflexión de que la Caja sea más autónoma en la toma de decisiones y no esté influenciada en la toma de decisión por un Gobierno".

Finalmente, el portavoz de CDN, Juan Cruz Alli, defendió la "saneadísima situación financiera de Caja Navarra" y criticó que "algunos grupos lanzan ciertos mensajes que en el fondo tratan de contribuir a un cierto desprestigio social de la entidad, a crear una cierta alarma, y sólo desde esa perspectiva se puede mezclar la intervención en Caja Castilla la Mancha con unas declaraciones del presidente Sanz que no son nuevas".