El Consell ampliará las ayudas a inquilinos hasta llegar a 5.000 anuales, cuando se agoten los objetivos del Ministerio

VALENCIA, 24 (EUROPA PRESS)

La Generalitat ampliará las ayudas para facilitar a los inquilinos el pago del alquiler cuando se agoten los objetivos marcados por el Ministerio de Vivienda para el Plan de Vivienda 2009-2012, de forma que en la Comunitat Valenciana se podrán alcanzar las 5.000 ayudas al año con cargo a los presupuestos autonómicos, dada la "escasa dotación de ayudas al alquiler establecida por el Gobierno central para esta región".

La directora general de Vivienda y Proyectos Urbanos, María Jesús Rodríguez, explicó en un comunicado, que estas ayudas las contempla la disposición adicional cuarta del decreto que regula el Plan Autonómico de Vivienda de la Comunitat Valenciana 2009-2012.

"De esta forma, el Gobierno valenciano quiere suplir la deficiencia observada en el volumen de ayudas a inquilinos fijada por el Ministerio y evitar que, en cuanto se consuman los objetivos, miles de familias valencianas que necesitan esta subvención se queden sin ella", manifestó.

Así, señaló que el Ministerio de Vivienda ha fijado un objetivo de 7.000 ayudas para inquilinos para los cuatro años del plan, cuando "sólo en el último año la Red de Mediación Agencia Valenciana de Alquiler ha logrado cerrar unos 2.200 contratos de arrendamiento que han beneficiado a otras tantas familias de la Comunitat".

Por ello, comentó que la "necesidad real" de ayudas para el periodo de vigencia del plan "sería mucho mayor, y esto teniendo en cuenta sólo la cantidad de familias beneficiadas con una vivienda en alquiler gracias al trabajo de la Red de Mediación, ya que son miles de familias más las que optan a estas ayudas por el alquiler de una vivienda al margen de este servicio de la Generalitat".

Además, insistió en que la actual situación del mercado inmobiliario está provocando que el alquiler sea ahora mismo una de las opciones más demandadas para el acceso a la primera vivienda, sobre todo entre los jóvenes. Al respecto, indicó que la Red de Mediación, cerró 790 contratos durante los primeros cuatro meses de 2009, por lo que, si continúa esta tendencia, se volverá a superar el registro anual de contratos como sucedió en 2008, que cerró con un aumento de más del 50 por ciento respecto al año anterior y de más del 90 por ciento respecto a 2006.

Según explicó, la Generalitat, en lugar de dar ayudas complementarias a las mismas familias que reciben la subvención del Ministerio como hacía en el anterior plan de vivienda, con el actual proyecto hará efectiva las subvenciones cuando se alcancen los objetivos marcados por el Gobierno, de forma que seguirá dando a las nuevas familias que lo soliciten la misma ayuda, con cargo a sus fondos, hasta llegar a las 5.000 por año entre las dos administraciones.

UN TOTAL DE 13.000 AYUDAS

En total, podrían beneficiarse de esta subvención 20.000 familias durante todo el desarrollo del nuevo Plan. Hasta alcanzar las 5.000 ayudas anuales, durante este año y en 2010 la Generalitat podría aumentar el número de ayudas a inquilinos en 3.475, frente al objetivo de 1.525 del Ministerio. En 2011, el aumento sería de 3.030 subvenciones, por las 1.970 del Ministerio, y en 2012 de 3.020 ayudas que se sumarán al objetivo de 1.980 estatal. En total, la Generalitat podría alcanzar las 13.000 subvenciones para el alquiler si hay demanda frente a las 7.000 ayudas que se ha fijado el Ministerio.

La ayuda que concederá la Generalitat será la misma que recoge el Ministerio en el Plan de Vivienda. Consiste en una subvención cuya cuantía máxima anual será del 40 por ciento de la renta anual que se pague por el alquiler de una vivienda y con un límite de 3.200 euros por vivienda, con independencia del número de titulares del contrato de arrendamiento. La duración máxima de la ayuda será de dos años.

En cuanto a los requisitos para obtener las ayudas a los inquilinos, el solicitante deberá ser titular de un contrato de alquiler y la duración mínima del contrato deberá ser de un año. Además, el inquilino deberá ocupar la vivienda como domicilio habitual y permanente y tener unos ingresos que no excedan de 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).