Los propietarios que alquilan a través de la SPA cada vez obtienen menores rentas respecto al mercado libre

MADRID, 22 (EUROPA PRESS) Los propietarios que alquilan su vivienda a través de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) cada vez obtienen una renta menor respecto a la que percibirían en el mercado libre. Esta diferencia es ya del 28,4%, mientras que en 2005 era del 22,7%, según datos correspondientes al mes de febrero de la entidad adscrita al Ministerio de Vivienda a los que tuvo acceso Europa Press. Concretamente, la renta media que recibe el propietario de una vivienda alquilada a través de la SPA es de 466 euros mensuales, 185 euros menos que si arrendase el mismo inmueble en el mercado libre (651 euros), y 63 euros menos al mes de lo que obtenía a través de la SPA en 2005, cuando el promedio de ingresos medios era de 529 euros. Así, la 'brecha' entre lo que gana un propietario en el mercado y en la SPA se ha ido ampliando año tras año desde la puesta en marcha de la sociedad. Así, en 2006, esta diferencia ya era del 24,5%; en 2007, del 25,9% y en 2008, del 28,1%. El Ministerio de Vivienda siempre ha puesto en valor la seguridad que la SPA aporta a los propietarios, a quienes garantiza una renta estable y un seguro contra desperfectos en la vivienda, con el coste de una menor rentabilidad económica. Desde la llegada de Nieves Huertas a la presidencia del organismo, y ante los problemas financieros que ha arrastrado la sociedad, se ha apostado por mejorar la gestión y darle un cariz más "mercantil". PARA LOS INQUILINOS EMPIEZA A SER MENOS RENTABLE. Por su parte, el inquilino que alquila a través de la SPA sigue siendo el más beneficiado en términos de renta, ya que, en su caso, paga menos respecto a lo que tendría que desembolsar en el mercado. Según los datos de la SPA, la renta media abonada actualmente es de 574 euros mensuales, un 11,8% menos. Sin embargo, esta ventaja es menor en 2009 que durante el pasado año. Así, después de ir ampliando la diferencia respecto al mercado del 8,8% en 2005, al 10,5% en 2006 y el 10,9% en 2007, en 2008 esta diferencia se amplió hasta el 12,6%, para caer casi un punto en los dos primeros meses de 2009.