Obama anuncia medidas para impedir la evasión de impuestos a los paraísos fiscales

  • Washington, 4 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció hoy una serie de medidas para impedir la evasión de impuestos hacia paraísos fiscales, una iniciativa que, según él, generará al fisco 210.000 millones de dólares en diez años.

Washington, 4 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció hoy una serie de medidas para impedir la evasión de impuestos hacia paraísos fiscales, una iniciativa que, según él, generará al fisco 210.000 millones de dólares en diez años.

En una comparecencia en la Casa Blanca junto a su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, Obama indicó que sus medidas tienen como objetivo "eliminar los resquicios" que permiten que las empresas se beneficien de la exportación de empleos o eviten que paguen los impuestos que deberían.

Según las propuestas presentadas hoy, el Gobierno estadounidense prevé prohibir las deducciones que las empresas aplican en sus declaraciones de impuestos por gastos en sus operaciones en el extranjero.

Para poder recibir estas deducciones, las empresas deberían pagar impuestos por sus beneficios en el extranjero.

Según la Casa Blanca, hasta ahora esas deducciones hacían que algunas empresas inflaran la cifra de impuestos pagados en el extranjero para poder recibir mayores deducciones en EE.UU.

Esta medida, una de sus promesas de campaña, permitiría al fisco estadounidense recibir cerca de 100.000 millones de dólares más en una década.

A esta iniciativa se oponen empresas como la farmacéutica Pfizer o el gigante General Electric.

La Casa Blanca asegura que con ello se pondrá fin a los incentivos para exportar empleos.

A cambio, el presidente estadounidense propone convertir en permanentes recortes fiscales a las empresas por inversión en investigación en desarrollo, unas deducciones que el código actual preveía que desaparecieran a finales de este año.

Según la Casa Blanca, esa medida permitiría a las empresas recibir un recorte fiscal de cerca de 75.000 millones de dólares a lo largo de los próximos diez años.

Otra de las medidas que propuso hoy Obama prevé aumentar en 800 personas el número de inspectores fiscales dedicados a examinar las cuentas de los estadounidenses en el exterior.

Según indicó Obama, asimismo se exigirá a los bancos extranjeros que informen al fisco estadounidense sobre los ingresos que los ciudadanos de este país reciben en el exterior.

"Si no cooperan, asumiremos que se trata de un paraíso fiscal y actuaremos en consecuencia", advirtió el presidente estadounidense.

Según Obama, la adopción de esta serie de medidas permitirá que el fisco estadounidense reciba hasta 210.000 millones de dólares más en ingresos extra a lo largo de diez años.

Ello, aseguró, permitirá recortar los impuestos "a aquellos que respetan las normas" y hará "más fácil" que las empresas puedan crear empleos en territorio estadounidense.

El presidente reconoció que el Congreso puede no querer aceptar partes del plan, lo que puede dar lugar a una fuerte batalla entre el Capitolio y la Casa Blanca.

En marzo, cerca de 200 empresas y asociaciones de ejecutivos suscribieron una carta al Congreso en la que expresaban su oposición a la reforma del código fiscal y el fin de las deducciones por gastos en el exterior.

Según los firmantes, entre los que figuran General Electric, Pfizer o la Cámara de Comercio estadounidense, las empresas estadounidenses no gozarían de igualdad de condiciones a la hora de competir con compañías extranjeras, muchas de las cuales no deben pagar impuestos en su país por ingresos obtenidos en el exterior.

La Casa Blanca alega, por contra, que el "código fiscal actual concede una verdadera ventaja competitiva a las empresas que invierten y crean empleos en el exterior frente a aquellas que invierten y crean esos mismos puestos de trabajo en Estados Unidos".

Entre las cifras que aporta la Casa Blanca, en 2004, el último año para el que están disponibles este tipo de cifras, las multinacionales estadounidenses pagaron cerca de 16.000 millones en impuestos en EE.UU. para cerca de 700.000 millones de ganancias en el exterior.

Esa cifra, asegura la Casa Blanca, representa "un porcentaje impositivo de cerca del 2,3 por ciento".