Obama le exige a las empresas de tarjetas de crédito que pongan fin a los abusos

  • Washington, 23 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, exigió hoy a las empresas de tarjetas de crédito que pongan fin a los "abusos" contra sus clientes, como las alzas inesperadas de los tipos de interés, comisiones desconocidas y un lenguaje confuso en los contratos.

Washington, 23 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, exigió hoy a las empresas de tarjetas de crédito que pongan fin a los "abusos" contra sus clientes, como las alzas inesperadas de los tipos de interés, comisiones desconocidas y un lenguaje confuso en los contratos.

"Tenemos que eliminar estos abusos y problemas", dijo Obama ante los ejecutivos de las 14 mayores compañías de medios de pago que operan en Estados Unidos y que han visto cómo, en medio de esta profunda crisis, las familias recurrían con mayor frecuencia a los pagos con tarjeta.

"Sabemos que las tarjetas de crédito son una fuente importante de financiación para los individuos y para las empresas que generan trabajo, y por eso vamos a promover una nueva regulación del sector en el Congreso que proteja al sector", anunció-

El mandatario detalló algunas de las líneas generales de la legislación que su Gobierno promoverá, y que irá dirigida a mejorar la protección del consumidor y la responsabilidad de las empresas financieras.

En este sentido, el Gobierno buscará que se prohíban los incrementos injustos de los tipos de interés que se cobra por comprar a crédito, así como las comisiones y las penalizaciones abusivas que a veces se aplican.

Los extractos que envíen las firmas de medios de pago tienen que estar escritos en un lenguaje llano y sencillo. "No más letra pequeña, no más 'términos y condiciones' confusos", expresó Obama.

El jefe de la Casa Blanca también quiere que las empresas faciliten el acceso de los clientes a sus contratos, especialmente a través de Internet, y que simplifiquen los términos en los que les ofrecen nuevos productos.

Por último, la reforma debe recoger penalizaciones para las compañías que violen la ley o para aquellas prácticas que dañen las economías familiares.

El negocio de las tarjetas de crédito se ha incrementado de manera exponencial en los últimos años en EE.UU., donde en enero del 2009 la deuda contraída mediante este medio de pago ascendía a 963.000 millones de dólares, según datos de la Reserva Federal.

En Estados Unidos más de las tres cuartas partes de la familias utilizan tarjetas de crédito, con una deuda media por familia de 7.300 dólares. Una quinta parte de ellas, según cifras del 2006, pagaba intereses que estaban por encima del 20 por ciento.

Con el agravamiento de la crisis, la tasa de morosidad e impago ha crecido un tercio desde finales de 2006 hasta la actualidad.

Anualmente, las empresas de tarjetas recaudan 15.000 millones de dólares en penalizaciones, lo que supone el 10 por ciento de todos los ingresos de la industria.