Obama propondrá límites a las tácticas para evitar el pago de impuestos

  • Washington, 4 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, propondrá hoy que se ilegalicen al menos tres tácticas por las cuales las empresas norteamericanas evitan el pago de impuestos a través de subsidiarias en el extranjero, anunció la Casa Blanca.

Obama propondrá límites a las tácticas para evitar el pago de impuestos

Obama propondrá límites a las tácticas para evitar el pago de impuestos

Washington, 4 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, propondrá hoy que se ilegalicen al menos tres tácticas por las cuales las empresas norteamericanas evitan el pago de impuestos a través de subsidiarias en el extranjero, anunció la Casa Blanca.

Según el diario The Wall Street Journal, con las estipulaciones impositivas que les permiten mantener los beneficios obtenidos en mercados externos en "refugios fiscales", las empresas han acumulado depósitos por más de 700.000 millones de dólares en años recientes.

La Casa Blanca dijo que hoy Obama y el secretario del Tesoro, Tim Geithner, darán a conocer sus propuestas a las empresas multinacionales estadounidenses que depositan los beneficios que obtienen sus subsidiarias en el extranjero, en lugares como las Islas Caimán, donde los impuestos son más bajos que en EEUU.

Algunos expertos calculan que el cambio permitiría al gobierno de EEUU recaudar unos 86.500 millones de dólares entre 2011 y 2019, si se revocan las reglas creadas durante el gobierno del demócrata Bill Clinton.

Cuando Clinton intentó derogar sus propias reglas el Congreso, controlado entonces por los republicanos, las convirtió en leyes.

El gobierno de Obama considera además otras medidas que limitarían muchas de las deducciones que usan las empresas de EEUU para diferir el pago de impuestos sobre sus beneficios en el extranjero, y que podrían permitir recaudar 60.100 millones de dólares.

La tercera propuesta consiste en un control más estricto de las exenciones impositivas que afectan a las operaciones extranjeras y que, según algunos analistas, llevarían a las arcas del fisco otros 43.000 millones de dólares.

Si el Congreso, ahora controlado por los demócratas, aprobara estas medidas, representarían el mayor incremento de impuestos a las empresas estadounidenses desde 1986.