Planean una reunión de los países del Caribe oriental para evaluar el efecto del "caso Stanford"

  • Castries, 20 feb (EFE).- Diversos mandatarios de los países del Caribe oriental planean reunirse para debatir sobre los efectos del "caso Stanford", mientras el Banco Central de la región (ECCB) podría intervenir ante la situación del Banco de Antigua, informó hoy una fuente oficial.

El FBI halla al presunto artífice del fraude de 8.000 millones de dólares

El FBI halla al presunto artífice del fraude de 8.000 millones de dólares

Castries, 20 feb (EFE).- Diversos mandatarios de los países del Caribe oriental planean reunirse para debatir sobre los efectos del "caso Stanford", mientras el Banco Central de la región (ECCB) podría intervenir ante la situación del Banco de Antigua, informó hoy una fuente oficial.

El primer ministro de Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer, dijo ayer que el ECCB podría verse forzado a intervenir, dado que los clientes del Banco de Antigua continúan retirando sus fondos de esta entidad, indicó la fuente.

El pasado miércoles cundió la inquietud entre los clientes del Banco de Antigua, miembro del Banco Internacional Stanford, parte de un presunto entramado fraudulento, que se acercaron a la entidad financiera para pedir información sobre la situación de sus depósitos.

Pese a que los directivos trataron de calmar las preocupaciones de los clientes y reiteraron que sus depósitos están seguros, numerosos titulares de cuentas comenzaron a retirar su dinero del banco.

La preocupación se desató después de que la Comisión de Valores (SEC) de Estados Unidos acusara al multimillonario tejano Robert Allen Stanford de operar un entramado de inversiones fraudulento.

Mientras Antigua y Barbuda adoptaba acciones para salvaguardar los intereses de los clientes de Stanford, en EE.UU. el FBI localizó ayer al financiero, cuyo paradero era desconocido por las autoridades desde que el martes fue acusado de captar de forma fraudulenta 8.000 millones de dólares.

Por su parte, el primer ministro de Barbados, David Thompson, anunció ayer en Bridgetown, la capital, que la reunión está concebida para "responder a estos asuntos y ver cómo aseguramos la estabilidad y la fortaleza de nuestros respectivos sectores financieros".

No se ha anunciado todavía un fecha para la celebración de esta reunión, pero Thompson indicó que podría tener lugar "muy pronto".

Spencer aseguró a los clientes del Banco de Antigua que sus depósitos permanecen seguros.

"El Banco de Antigua está dando pasos para hacer algo", afirmó, al tiempo que subrayó que las compañías involucradas en el entramado de Stanford no estaban en peligro inmediato.

"El Banco de Antigua es una institución local y regional (...) no es un paraíso fiscal", acotó.

No obstante, reconoció que podría existir algún tipo de conexión entre el Banco de Antigua y otras compañías de Stanford, algo que podría resultar en la necesidad de una intervención del ECCB.

"La idea es estabilizar la situación y asegurar que los depósitos de los clientes tienen algún grado de protección hasta que las cosas se estabilicen, si es que pueden estabilizarse", explicó.

Mostró además la disponibilidad del Gobierno a prestar su ayuda, aunque no precisó cuándo podría suceder esto.