Obama, el nuevo héroe de aventuras en videojuegos

  • Lima, 12 feb (EFE).- Los internautas ya pueden ayudar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a salvar al mundo, gracias a una empresa peruana que ha convertido al mandatario en el héroe de una saga de videojuegos.

Obama, el nuevo héroe de aventuras en videojuegos

Obama, el nuevo héroe de aventuras en videojuegos

Lima, 12 feb (EFE).- Los internautas ya pueden ayudar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a salvar al mundo, gracias a una empresa peruana que ha convertido al mandatario en el héroe de una saga de videojuegos.

"Obama está secuestrado, y sólo tú puedes salvarlo", podría ser la sinopsis del juego realizado por la empresa de programación Inka Games, la primera entrega de lo que aspira a ser una serie que convierte al gobernante en un astuto e ingenioso héroe de aventuras.

"El (juego) que iba a salir era 'Obama escapa del infierno de Guantánamo', que ya lo teníamos listo, pero como que yo sentía que faltaba un juego en medio: la presentación de Obama como un héroe", explicó a Efe el director de Inka Games, Aldo Mújica.

Con esta intención, Mújica, un ingeniero de sistemas que crea desde 2006 juegos basados en la actualidad peruana e internacional, construyó una situación ficticia: el secuestro de Obama por una organización terrorista liderada por el malvado "BadHead".

"La historia costó un poquito, porque a partir de un tema como el secuestro, que no es simpático, sí tratamos de plantear la historia de un modo gracioso. Que la gente diga: qué divertido es este juego en el que han secuestrado a Obama", relató.

El juego sigue la mecánica de las aventuras gráficas que tuvieron su época dorada en los años 90, en el que un personaje, controlado mediante el ratón, debe recopilar objetos en el escenario y utilizarlos para resolver problemas.

Sólo que ahora el protagonista es un Obama que destila buen humor y ironía en sus comentarios, convertido, como asegura Mújica, "no en un superhéroe, sino en alguien de carne y hueso que resuelve los problemas".

"Ahora tú eres Obama, resuelve este problema, que es difícil como todos los que tiene el presidente y, a partir de ahora, vamos a darte una serie de misiones en la que vas a superar los problemas del mundo jugando a un videojuego", agregó.

La relación de Mújica con los videojuegos se remonta a su infancia, pero fue en la campaña para las elecciones presidenciales peruanas de 2006 cuando, en el tiempo que le dejaba su empleo en un banco de Lima, creo su primer proyecto: un juego en el que ridiculizaba al candidato nacionalista Ollanta Humala.

"Uno de mis amigos, sin decirme nada, lo mandó a una lista política y el juego al día siguiente alcanzó una nota periodística. En ese momento, me di cuenta que, tocando temas coyunturales, un juego podía llegar a ser noticia, y a raíz de eso nace la idea de crear la empresa", detalló.

Poco a poco, este ingeniero peruano de 34 años continuó creando juegos hasta que en 2008 estos se convirtieron en su principal actividad y fuente de ingresos.

Inka Games, que cuenta con cinco personas en plantilla, ha producido desde juegos sobre la extradición del ex presidente Alberto Fuijmori (1990-2000) a "Salvemos Gaza", sobre la reciente operación israelí en territorio palestino.

"La gente a veces desea que algo suceda en la realidad, entonces dijimos: hagamos que esto suceda en internet, o planteemos su voz a través de un juego", argumentó, para luego agregar que otro éxito fue implementar foros donde los jugadores pueden dar su opinión sobre la noticia que inspira los juegos.

Mújica reconoce feliz que hace lo que le gusta, porque "si bien es cierto que uno puede hacer un trabajo donde te pagan bien, es mucho más bonito comenzar algo que sea propio, una empresa que te genere ingresos y que encima sea lo que de verdad te divierte".

Mientras tanto, promete un juego nuevo de Obama cada dos semanas (en la dirección http://www.inkagames.com) y, si la actualidad colabora, algún otro proyecto que permita solucionar, aunque sea en internet, los pequeños y grandes problemas del mundo.