El 30% de los adolescentes madrileños son fumadores y la edad media de iniciación al tabaco es de 13,5 años, según Neumomadrid

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El 30 por ciento de los adolescentes madrileños son fumadores, mientras que la edad media de iniciación al tabaco en la región es de 13,5 años, según informó hoy Neumomadrid con motivo de la celebración del Día Mundial sin Tabaco.

Así, tres de cada 10 jóvenes madrileños son fumadores, además, el 14 por ciento fuma a diario, mientras que un 10 por ciento sólo lo hace alguna vez a la semana, especialmente durante los fines de semana. "Estos datos ponen de manifiesto la gran importancia que tienen las políticas de prevención y tratamiento del tabaquismo en este grupo poblacional", aseguró el doctor responsable del grupo de tabaquismo de Neumomadrid, Carlos Jiménez.

La edad media de iniciación al consumo de tabaco en la Comunidad de Madrid se sitúa en los 13,5 años, cifra ligeramente inferior a la media española, que está en los 13,7 años. Sin embargo, a juicio del doctor Jiménez, estos datos son "esperanzadores", ya que se ha reducido "notablemente" el número de adolescentes madrileños fumadores.

"En el año 2000 el 29 por ciento de las chicas madrileñas de 15 a 16 años de edad consumían tabaco de forma diaria, mientras que en 2008 esta cifra se ha reducido hasta el 15 por ciento. Las cifras para los chicos son también buenas, ya que en estos años se han reducido los fumadores desde el 20 por ciento en el 2000 hasta el 13 por ciento en el 2008", aseguró Jiménez.

Por ello, y con el fin de dificultar el acceso al tabaco a los jóvenes, Neumomadrid propuso aumentar el precio de venta de las cajetillas, ya que según las estimaciones de la organización, por cada 10 por ciento que se incremente el precio de las cajas, el consumo de tabaco entre los jóvenes se podría reducir un cinco por ciento.

Por último, desde Neumomadrid consideraron como "imprescindible" incrementar las advertencias sanitarias en los paquetes de cigarros, y aseguraron que estas advertencias deberían ocupar más del 50 por ciento de la superficie de ambas caras y de ambos bordes del paquete. "Además, el texto debería ir acompañado de imágenes explícitas que expusieran claramente los riesgos que la salud corre como consecuencia del consumo de tabaco", añadió Jiménez.