Economía.-Trichet dice que una de las causas de la crisis fue creer que el precio de los pisos subiría "indefinidamente"

Reclama que las instituciones internacionales como el FMI vigilen también a los países ricos BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS) El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, afirmó hoy que una de las causas de la actual crisis económica y financiera fue la creencia "errónea" de que los precios de los pisos y de otros activos subirían "indefinidamente" y que "los ciclos macroeconómicos habían sido eliminados". Ello llevó a los hogares y a las empresas a "acumular deuda a un ritmo rápido" sin tener suficientemente en cuenta los riesgos. En 2007, los participantes en el mercado empezaron a darse cuenta de que estas creencias "no eran realistas". "Los precios de las casas y de los activos cayeron, las instituciones financieras quedaron atrapadas con un exceso de apalancamiento y los hogares y las empresas rápidamente se vieron sobreendeudados", dijo Trichet en un discurso pronunciado en unas jornadas sobre la situación económica organizadas por la Eurocámara y con la participación de los parlamentos nacionales de la UE. También contribuyeron a la crisis, según el presidente del BCE, los desequilibrios macroeconómicos internacionales y las deficiencias en la arquitectura financiera internacional. "La crisis actual no solo ofrece la oportunidad sino también una obligación de reequilibrar estos tres dominios interconectados de la economía internacional". Las recetas de Trichet para corregir estos desequilibrios pasan por regular de forma más estricta el sistema financiero; diseñar estrategias de salida "creíbles" del déficit y la deuda que están provocando los planes de estímulo aprobados por los diferentes países para combatir la recesión y proseguir con reformas estructurales a largo plazo; y reforzar el papel de las instituciones financieras internacionales, especialmente del Fondo Monetario Internacional (FMI), que debe aumentar su vigilancia no sólo sobre los países en vías de desarrollo sino también sobre los países ricos. "Durante mucho tiempo nos hemos concentrado en la vigilancia de las economías emergentes y en vías de desarrollo, mientras que las economías industriales se consideraban a sí mismas inmunes a las recomendaciones internacionales. La dolorosa lección de la crisis es que las economías industriales también necesitan vigilancia, de hecho una vigilancia rigurosa", afirmó Trichet. NO AL PROTECCIONISMO El presidente del BCE alertó de que sería "muy peligroso" un aumento del proteccionismo a nivel internacional y europeo como consecuencia de la crisis. "Estamos haciendo todo lo que podemos para evitar el proteccionismo financiero o el mercantilismo financiero", aseguró Trichet, que recordó que la autoridad monetaria ha colaborado con la Comisión para garantizar una igualdad de trato entre países y entidades por lo que se refiere a recapitalizaciones y garantías bancarias. Insistió en que es "esencial" que la UE aplique el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que limita el déficit público al 3% de PIB, y no lo deje en suspenso durante la crisis porque este instrumento ya fue reformado en 2005 para tener en cuenta situaciones como la actual. "Sería muy grave no respetar el Pacto", insistió. Trichet afirmó además que vigilará de cerca que los bancos trasladen a sus clientes las bajadas de tipos de interés decididas por el BCE, aunque dejó claro que "no se puede a la vez reprochar a los bancos el haber tomado riesgos inconsiderados y criticarles por no asumir hoy riesgos inconsiderados".