El consumo privado caerá un 3,4% en 2009, la mayor caída de la economía española

  • Barcelona, 13 abr (EFE).- El consumo privado caerá este año en España un 3,4%, la caída más intensa registrada por la economía española, según un informe de Caixa Catalunya que señala que éste es un indicador claro del cambio de ciclo económico en el que estamos inmersos.

Barcelona, 13 abr (EFE).- El consumo privado caerá este año en España un 3,4%, la caída más intensa registrada por la economía española, según un informe de Caixa Catalunya que señala que éste es un indicador claro del cambio de ciclo económico en el que estamos inmersos.

Las expectativas de crecimiento del consumo privado para el año 2009 han sido revisadas drásticamente a la baja. Así, del 0,2% de crecimiento que se esperaba en el mes de octubre del año pasado, se ha pasado ahora a una previsión de caída del 3,4%.

Para Caixa Catalunya esta situación refleja el "insólito empeoramiento de la confianza, de la renta y de otras variable relevantes del gasto de los hogares, en especial desde el pasado mes de octubre.

En el período 2004-2007, el crecimiento medio del consumo fue del 4% y en el 2008 sólo aumentó un 0,6%, y la intensa caída prevista para este año son indicadores del cambio de ciclo económico que estamos viviendo.

Según el informe, el consumo privado en España sólo había tenido anteriormente dos etapas de contracción: en el año 1981, el peor año de la economía mundial desde la Segunda Guerra Mundial, el consumo privado cayó en España un 1,3%, y en el año 1993, la caída fue del 2,3%.

Otro aspecto a tener en cuenta es el aumento del paro, ya que en el 2008, el paro medido por la Encuesta de Población Activa (EPA) aumentó un 41,3% de media y las previsiones para el año 2009 son de un incremento medio similar, un 39,7%, lo que hará aumentar los beneficiarios de las prestaciones del paro en porcentaje similar al 2008, que aumentó a tasa cercanas al 50% a finales del año.

Un aspecto importante en las expectativas de crecimiento de la renta disponible es la evolución de los salarios, afectadas por el comportamiento del IPC que, en muchos casos, se tiene en cuenta para las subidas salariales.

En este contexto de fuerte reducción del empleo, el bajo aumento del IPC que se espera este año sólo tendrá un impacto muy modesto en el aumento de los salarios, pese a que aproximadamente 2 millones de trabajadores tienen cláusulas de revisión salarial por encima del 2%.

Según el estudio, si la caída de la ocupación ha sido mucho más severa de lo que se preveía, en lo que respecta a la confianza familiar el proceso ha sido todavía más intenso.

Ya durante toda la primera parte del año 2008, la confianza familiar había presentado valores "insólitamente negativos", teniendo en cuenta que el mercado de trabajo todavía seguía creando ocupación. Así, en marzo del 2008, el índice de confianza se situó en menos un 19,3%, la peor cifra desde la crisis del año 1993.

El fuerte aumento de los precios del petróleo, de los alimentos y de los inicios de la crisis del mercado de trabajo provocó que la confianza empezara a deteriorarse intensamente hasta llegar a un valor de menos 37,7% en junio, y en enero de este año se situó en menos un 44,2%.

La confianza del consumidor en España se sitúa entre los valores más bajos de los grandes países de la Unión Europea, aunque el estudio remarca que, tradicionalmente, en España la confianza de los hogares ha presentado valores negativos incluso en épocas de fuerte expansión.

La estrecha relación entre la confianza de los hogares y el consumo privado en España indica claramente la fuerte caída del consumo que se espera para el año 2009.