Llamazares sospecha del "globo sonda" del Banco de España sobre la reforma laboral y emplaza a Zapatero a desautorizarle

MADRID, 13 (EUROPA PRESS) El diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, afirmó hoy que las palabras del gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, en favor de la flexibilización del mercado laboral podrían tratarse de "un globo sonda" para medir la resistencia ante el abaratamiento del despido, por lo que emplazó al presidente José Luis Rodríguez Zapatero a hacer "algo más" que desmentir al gobernador. En declaraciones en el Congreso, Llamazares dijo no entender "la sorpresa y el malestar" expresados por el Gobierno ante las palabras del gobernador del banco de España, pues recordó que Fernández Ordóñez fue nombrado por el Ejecutivo tras haber sido secretario de Estado de Economía, 'número dos' del vicepresidente Pedro Solbes, y no ha llegado a su puesto "por arte de birli-birloque". "Todo sabemos cómo opinaba cuando estaba en Economía", subrayó. A su juicio, la apuesta de Fernández Ordóñez podría ser un "globo sonda del Gobierno para hacer una labor de reblandecimiento de las posiciones de los sindicatos y de la oposición de la izquierda". En ese contexto, anunció que el próximo miércoles preguntará a Zapatero en el Congreso "qué consecuencias tiene esta contradicción". "Instamos al Gobierno a que aclare esta situación contradictoria --enfatizó--. No basta con la sorpresa y el desmentido, hay que hacer algo más". CORTINA DE HUMO PARA TAPAR A LOS BANCOS Y si no es un "globo sonda", Llamazares cree que podría tratarse de "una cortina de humo por parte del responsable de la solvencia de las entidades financieras para distraer la atención de la situación de las entidades financieras". "No nos vayamos a encontrar ahora que el Banco de España hace aquello del calamar, enmarañar la situación ante la evidencia de que donde están los problemas es en el mercado financiero", sentenció. En este sentido, instó a Fernández Ordóñez a preocuparse más por aclarar el grado de solidez del sistema financiero y por garantizar que no va a haber "sorpresas" con alguna entidad, en lugar de dedicar su tiempo a la política laboral, que no le corresponde. "Y si no, debería dejar el Banco de España y volver a la Secretaría de Estado de Economía", apostilló.