Trichet rechaza acelerar la entrada en el euro como protección ante la crisis

  • Bruselas, 30 mar (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se mostró hoy contrario a acelerar la adhesión en el euro de los países de Europa central y del este como protección ante la crisis y dejó claro que para entrar en la moneda única es imprescindible cumplir los criterios de convergencia.

Trichet espera el inicio de recuperación en 2010 y descarta el riesgo de deflación

Trichet espera el inicio de recuperación en 2010 y descarta el riesgo de deflación

Trichet espera el inicio de la recuperación en 2010 pero destaca la incertidumbre

Trichet espera el inicio de la recuperación en 2010 pero destaca la incertidumbre

Bruselas, 30 mar (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se mostró hoy contrario a acelerar la adhesión en el euro de los países de Europa central y del este como protección ante la crisis y dejó claro que para entrar en la moneda única es imprescindible cumplir los criterios de convergencia.

"No somos un club cerrado", subrayó Trichet, que recordó que el objetivo a largo plazo es que todos los Estados miembros acaben formando parte de la Unión Económica y Monetaria (UEM), pero insistió en que sería contraproducente unirse al área sin estar preparado para ello.

El presidente del BCE recalcó que la introducción del euro no puede ser un sucedáneo de las políticas de ajuste, pues eso "iría en contra de la lógica de la convergencia".

La entrada en la UEM, explicó, sólo puede hacerse tras eliminar los desequilibrios macroeconómicos y lograr convergencia con el resto de socios, como estipulan los Tratados.

"Es muy importante que el BCE se mantenga firme", agregó Trichet, que aprovechó su comparecencia trimestral ante el Parlamento Europeo para frenar las aspiraciones de algunos de los nuevos Estados miembros de la UE que reclaman una flexibilización de los requisitos de adhesión dado el actual contexto de crisis.

Según el presidente de la autoridad monetaria, la solución a los problemas de esos países, algunos de ellos muy golpeados por la crisis, no está en una entrada precipitada en la moneda única.