Desarrollan un cinturón de seguridad capaz de anticipar los síntomas de la fatiga

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha transformado el cinturón de seguridad del coche en un detector de fatiga, denominado 'dispositivo Harken', con el que advertir al conductor de cuándo circular con su vehículo puede suponer un riesgo. Con un sistema de sensores no invasivo mide la actividad cardiaca y la respiración integrado en la cubierta del asiento y en el cinturón de seguridad del vehículo. El proyecto ha sido desarrollado por empresas, universidades y centros tecnológicos, unidos en el marco europeo del programa Harken. El director de Innovación de Mercados en Automoción y Medios de Transporte del IBV, José Solaz, explicó en el comunicado oficial que “este sensor tiene en cuenta que la variación del ritmo cardiaco y el ritmo respiratorio son buenos indicadores del estado del conductor en tanto que están relacionados con la fatiga del mismo”.El resultado final de este proyecto es un prototipo completamente funcional que permite anticipar los síntomas de la fatiga relacionados con la respiración y la frecuencia cardíaca. Además, monitoriza esta actividad fisiológica con el objetivo de disminuir el número de los accidentes producidos por esta causa.Solaz ha explicado que “el dispositivo ha sido testado por usuarios en circuito cerrado -en la escuela de conducción Luis Climent- para determinar su eficacia en condiciones de uso reales”. Sus desarrolladores esperan que el 'dispositivo Harken' pueda orientarse a una rápida industrialización, ya que los resultados han sido muy positivos y completamente fiables, según confirma Solaz.