España entra en órbita para vender los satélites de Hispasat


Abertis seguirá elevando su participación en Hispasat para consolidarlo en sus cuentas

Abertis seguirá elevando su participación en Hispasat para consolidarlo en sus cuentas

Es un secreto a voces que el Gobierno está revisando todas las participaciones que tiene en empresas para venderlas y conseguir algo de dinero que sirva de alimento a las endémicas cuentas públicas.Y en la pole position de esa política de desinversiones se ha situado el 25,69% que tiene en la compañía de satélites Hispasat, una venta que podría reportarle la nada desdeñable cifra de 240 millones.Abertis, su socio en el accionariado de la empresa, le ha lanzado el guante al anunciar públicamente su interés en seguir incrementando su peso en la sociedad.Desde el lado público, ni confirman ni desmienten que pueda darse una operación de este tipo en el corto plazo. Algo que contrasta con el discurso esgrimido hasta ahora, ya que siempre se ha defendido la presencia pública en Hispasat por razón de Estado. Y ésta se llama Hisdesat.Esta sociedad es la responsable de las comunicaciones por satélite para usos gubernamentales del Ministerio de Defensa, además de ofrecer servicios de comunicaciones a gobiernos de países aliados.Sin embargo, este escollo parece haberse solventando al haber concedido plena independencia de gestión de Hisdesat dentro del grupo, hasta el punto de haber nombrado un presidente para esta sociedad.Se trata del teniente general de la reserva del Ejército del Aire, Antonio del Castillo Masete, que sustituyó en el cargo a Petra Mateos, presidenta de Hispasat.Además, la participación del Estado en Hispasat se divide en varias sociedades, lo que le permitiría realizar desinversiones parciales, conseguir ingresos adicionales para luchar contra el déficit y seguir dentro del accionariado.En concreto, la participación pública se divide entre el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), que tiene el 16,42%, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con un 7,41%, y el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), dueño del 1,86% restante.