Detenidas 7 personas que presuntamente emitían fraudulentamente canales televisivos de Gran Bretaña

MURCIA/ALICANTE, 20 (EUROPA PRESS) Efectivos de la Guardia Civil detuvieron el pasado martes en Los Montesinos (Alicante) y Orihuela-Costa (Alicante) a siete personas --cuatro hombres y tres mujeres de nacionalidad británica-- que presuntamente captaban la señal de canales de televisión de Gran Bretaña y emitían en la costa de Alicante y Murcia, sin pagar derechos, ni declarar los beneficios, cobrando a sus clientes 15 euros mensuales y 890 euros por la instalación y el decodificador de recepción de la señal televisiva, según informaron hoy en un comunicado fuentes de la Comandancia alicantina. Los investigadores estiman que el fraude cometido tanto a las plataformas de televisión como a la Hacienda Pública por parte del grupo -- que tenía más de 7.000 clientes desde Torrevieja (Alicante) hasta San Pedro del Pinatar (Murcia)-- podría superar los treinta millones de euros. Los detenidos, identificados como D.J.H., de 49 años, M.A.H., de 22 años, J.J.H., de 25 años, R.J.B., de 43 años, A.L.S., de 40 años, L.J.H., de 49 años y J.K.C., de 24 Años, todos varones excepto las tres últimas, presuntamente constituían un grupo organizado delictivo internacional dedicado a emitir fraudulentamente señal de canales privados de televisión para clientes de origen británico con domicilio en la costa de las provincias de Alicante y Murcia. El operativo comenzó el mes de agosto de 2008, cuando las investigaciones permitieron conocer que en el domicilio de uno de los ahora detenidos, ubicado en la localidad alicantina de Orihuela, se disponía de potentes antenas parabólicas y decodificadores contratados en Reino Unido e Irlanda. Estos medios técnicos permitían captar la señal de varias cadenas británicas de televisión vía satélite, que era descodificada para distribuirla posteriormente a los más de 7.000 clientes que tenían en la costa del Levante, desde Torrevieja (Alicante) hasta San Pedro del Pinatar (Murcia). Este grupo organizado operaba de forma fraudulenta, ya que actuaba como una empresa fantasma con domicilio fiscal falso, sin figurar en ningún registro mercantil ni estar dada de alta en la Seguridad Social. No obstante, a sus clientes les informaban sobre una falsa cobertura legal, cobrando inclusive un I.V.A. en sus facturas, que posteriormente tampoco eran declaradas a la Hacienda Pública. Bajo esta apariencia, adquirían como abonados particulares los paquetes audiovisuales de varios canales del Reino Unido para la distribución de la señal a suscriptores en territorio español, cuyos derechos de emisión correspondían a otra plataforma de nuestro país, vulnerando de esta manera todas las normas nacionales del mercado de las telecomunicaciones. Disponían ya de más de 7.000 clientes, en su mayoría miembros de la comunidad británica afincados en el Levante español, que pagaban 890 euros por gastos de instalación y del descodificador, más las cuotas mensuales de 15 euros, o bien, una anual de 180 euros. La instalación en el domicilio de los clientes consistía en una antena específica para la recepción de las frecuencias de emisión utilizadas y un aparato decodificador. Durante el desarrollo de la operación, la Guardia Civil realizó, con mandamiento judicial, nueve registros domiciliarios en las localidades alicantinas de Los Montesinos, Rojales, Orihuela-Costa y en la murciana de San Pedro del Pinatar, donde se incautó de abundante equipo informático, material técnico de recepción y emisión de señal televisiva, decodificadores y mezcladores, valorado todo ello en más de 600.000 euros, así como de unos 90.000 euros en metálico. En un primer momento, se estima que el fraude cometido tanto a las plataformas de televisión como a la Hacienda Pública podría superar los treinta millones de euros. Los detenidos, diligencias instruidas y efectos intervenidos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial, según indicaron las mismas fuentes.