La RTVA alega que no comparte la decisión del CAA sobre el tratamiento informativo del caso de Marta

SEVILLA, 26 (EUROPA PRES) A la luz de las conclusiones dadas a conocer por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) sobre el seguimiento del 'Caso Marta del Castillo' por parte de algunos medios de comunicación, entre los que se incluye a Canal Sur Televisión, Radio Televisión de Andalucía (RTVA) quiso hacer las siguientes puntualizaciones a través de un comunicado. Canal Sur ha buscado en todo momento cumplir escrupulosamente con el deber de informar, y lo ha compaginado con el cuidado máximo en la elaboración de las noticias y el respeto a las personas implicadas en las mismas. En este sentido, el grupo RTVA ha velado por ofrecer a los espectadores andaluces la actualidad que se producía, procurando no incurrir en la aportación de elementos innecesarios o que no preservaran la protección de los menores (como ocurrió con la novia de uno de los detenidos en el caso o del primer menor implicado en los hechos). Tampoco se han mostrado en pantalla fotografías o imágenes diferentes a las facilitadas por la propia familia, ni se han utilizado imágenes aparecidas en redes sociales, como en el caso de otros medios de comunicación. Canal Sur admite que, dada la inmediatez, la presión informativa y la cercanía al caso, teniendo en cuenta el ámbito de cobertura de nuestras emisiones, se ha podido proceder en algún momento con precipitación indeseada sin que eso descalifique la línea editorial de RTVA en este dramático suceso. En aquellos espacios de la cadena en los que tienen cabida la opinión y la reflexión, se ha contado con el rigor de especialistas procedentes del ámbito periodístico, judicial y policial. Además, se ha huido siempre del tratamiento sensacionalista de la información mediante llamadas a la tranquilidad, la cordura y la advertencia del peligro de los juicios paralelos entre la población, y se ha preservado la intimidad de los menores implicados en el caso mediante la pixelación de sus rostros en aquellas imágenes en que aparecían. Este último hecho se ha extendido incluso a la petición de imágenes de otras cadenas autonómicas, que siempre han sido entregadas con las caras de los menores distorsionadas, al contrario que en otras cadenas de televisión. La dirección de la agencia pública empresarial RTVA ha dado reiteradas instrucciones desde el primer momento a sus profesionales --como así entiende que deben tener constancia el CAA y el Consejo de Administración de RTVA a través del Defensor de la Audiencia-- de utilizar todos los recursos disponibles para proteger a los menores y cuidar el tratamiento de la noticia que, en efecto, se presta a caer en un morbo innecesario. Desde los primeros instantes, se ha actuado con absoluto respeto tanto en los programas como en los informativos de las distintas emisoras del grupo. RTVA consideró, por otro lado, inadecuada la muestra que realiza el Consejo Audiovisual al convertir en generalidad los cuatro días más críticos de todo el proceso, en los que analiza tan sólo una parte de la programación. Uno de ellos, el primer lunes tras la detención de los presuntos implicados en el caso. Esta selección desvirtúa los porcentajes dedicados a esta información, al reducir el trabajo informativo de dos meses a lo aparecido durante cuatro días especialmente dramáticos. Se dice que Canal Sur dedicó un 41,1 por ciento de su tiempo a la noticia, cuando ese porcentaje corresponde sólo a los espacios analizados, y no a todo lo emitido. Un criterio que rebajaría esa cifra al cinco por ciento. Además, se echa en falta en el estudio una mayor profundidad en la comparación entre las cadenas privadas y públicas; o entre espacios que compiten en la misma franja horaria, como es el caso de España Directo. NO COMPARTE LAS VALORACIONES RTVA no comparte las valoraciones que hace el CAA cuando señala que hay programas en su parrilla que arrojan altos índices de 'espectacularización'. Algo que vincula a impactos informativos entre los que se incluyen un recuento de escenas de duelo, testimonios de expertos o imágenes de los acusados, entre otros hechos. En otras ocasiones el CAA alude a especulaciones valorativas como el alargamiento innecesario de planos o elementos morbosos, sin aclarar cuál es el criterio empleado para considerarlos 'espectáculo'. Como es lógico, una información de este calado social ocupaba un lugar destacado en los Informativos de la cadena pública andaluza, y las imágenes que lo ilustraban ofrecían el pesar de los afectados por la tragedia del suceso y nuevas detenciones, puesto que ésas eran las novedades aportadas al caso. La valoración del CAA asocia 'impacto informativo' con 'impacto negativo', cuando no son necesariamente equivalentes. No se ha convertido la tragedia humana en un espectáculo, se ha hablado de un dramático suceso que despertó el interés general. RTVA se muestra sorprendida, por tanto, de que ocurriendo todo esto en nuestra Comunidad, el análisis del Consejo Audiovisual de Andalucía diga que se dedicó gran parte de los informativos a ello. La noticia tenía y tiene todos los ingredientes elementales que se estudian en una Facultad de Periodismo y se incluyen en el Libro de Estilo de Canal Sur: actualidad, novedad, prominencia, proximidad, seguimiento... En el caso concreto de 'La tarde con María', el Consejo consideró que no propicia un tratamiento riguroso de la información, y que no es el espacio apropiado. 'La tarde con María' es un magacín de contenido variable donde tienen cabida todo tipo de temas tanto de entretenimiento como puramente informativos. Sus contenidos no dependen de los Servicios Informativos de Canal Sur Televisión, pero no por ello deja de tratar asuntos de interés social --como hacen, por otro lado, todos los magacines en televisión--, y en ese momento la confesión de los jóvenes lo era. Precisamente el carácter de magacín del programa en cuestión, es el que propicia la reflexión de expertos y profesionales y las llamadas permanentes a que será la justicia quien determine responsabilidades. En el programa 'Andalucía Directo' podría haberse introducido alguna opinión o comentario inapropiado, que no sería la tónica en la cobertura general del suceso. En momentos de tensión son comentarios muy difíciles de controlar. Aun así se buscó, como el propio nombre del programa indica, estar en el lugar e informar en directo; y no incurrir en el sensacionalismo. En las referencias que se hacen al cumplimiento estricto del Libro de Estilo de RTVA, Radio Televisión de Andalucía desea matizar al Consejo Audiovisual que no es de RTVA, sino de los Servicios Informativos de Canal Sur Televisión y Canal Sur 2. En todo caso, es un instrumento del que se ha dotado voluntariamente esta empresa, se siente orgullosa y le sirve de pauta para intentar evitar posibles errores.