Las fusiones en televisión no bastarán para superar la crisis

Etiquetas

Por Elisabeth O'Leary

MADRID (Reuters) - Los grupos de medios de comunicación españoles podrían buscar alianzas para contrarrestar el desplome de los ingresos publicitarios y sobrellevar una mayor competencia, pero los retos a afrontar en este proceso son enormes y podrían minimizar los beneficios de las eventuales fusiones.

Los canales más jóvenes, Cuatro (Prisa) y la Sexta (Mediapro), podrían ser objeto de una toma de control, mientras que los más establecidos Telecinco y Antena 3 serían hipotéticos depredadores, pero la mayoría de los analistas cree que los grandes sólo buscan alianzas no costosas para mejorar su posición negociadora a la hora de comprar contenidos.

"Se ha abierto la caja de Pandora con muchas hipótesis de alianzas (por ejemplo Telecinco-Cuatro, La Sexta-Cuatro, Antena 3-La Sexta), de las cuales todas podrían tener cierto fundamento", dijo un analista del sector que no quiso ser identificado.

"Pero en el fondo no cambia nuestra visión de que sólo hay sinergias limitadas entre operadores si éstos quieren mantener sus canales. El riesgo para Antena 3 o Telecinco a la hora de comprar parece obvio," agregó.

Pero también habrá otros escollos.

Prisa, por ejemplo, no aceptaría acciones ni siquiera para una participación minoritaria en su canal Cuatro dado su elevado nivel de deuda, mientras que tanto Telecinco como Antena 3 no parecen interesados en ofertas en efectivo dada la situación económica actual, señalaron los analistas.

Además, muchas compañías se han enzarzado en los últimos años en batallas legales por los derechos de contenidos y otros temas, lo que dificultará acuerdos mutuos en otros temas.

Ante esta situación el sector ha dado la bienvenida al anuncio del Gobierno de reducir o incluso eliminar la publicidad en RTVE. Pero la euforia inicial se ha disipado al conocerse los planes del Gobierno de gravar los ingresos publicitarios de las cadenas privadas con una nueva tasa para cofinanciar la televisión pública.

TDT

Al tiempo que se contraen los ingresos, el precio de los contenidos sigue siendo elevado por el incremento de la competencia y la puesta en antena de nuevos canales.

Con el avance de la televisión digital terrestre (TDT), cada vez más espectadores tienen acceso a decenas de nuevos canales. Éstos, a su vez, tendrán que repartirse los ingresos publicitarios existentes o recurrir a contenidos de pago para garantizar su viabilidad.

La productora audiovisual Mediapro podría ser la más beneficiada por el nuevo escenario, al disponer de los codiciados derechos televisivos del fútbol, mientras que otras compañías podrían tener problemas, dijeron analistas.

"Ha habido una fuerte caída en los ingresos publicitarios en Europa, pero España ha sido el país más afectado; (el Gobierno) sigue trabajando en los detalles del apagón analógico y ... muchos canales aún no tienen una estrategia para la nueva televisión digital", dijo Tom Morrod, analista de Screen Digest en Londres.

Incluso si se autoriza la TDT de pago, los ingresos por suscripción no podrán competir con los ingresos publicitarios que sumaron el año pasado unos 3.000 millones de euros para Telecinco, Antena 3, Prisa y Vocento y Telecinco, no proporcionarán los ahorros necesarios para revivir las cotizaciones, que se derrumbaron casi un 60 por ciento el año pasado.

"Hace seis meses, estas compañías decían que esto era sólo una crisis cíclica (...) y que tenían que estudiarlo, puede que recortando costes en el proceso. Pero la pregunta a largo plazo es qué hacer en un entorno multi-canal", dijo un banquero en Londres que pidió anonimato.

Los datos de tres analistas consultados por Reuters, que también pidieron no ser citados, muestran que las acciones de Antena 3 y Telecinco siguen cotizando con una prima de entre un 15 y un 50 por ciento por encima de lo que consideran su precio justo.