Casa Buades establece en Binissalem el centro de diseño y desarrollo de la grifería del grupo a nivel mundial

PALMA DE MALLORCA, 30 (EUROPA PRESS) El consejero delegado de Casa Buades y vicepresidente de Teka, Arturo Baldasano, aseguró hoy en Palma que la empresa se compromete a establecer en la localidad de Binissalem el centro de diseño, investigación y desarrollo de la 'División Baño' de la compañía, desde donde se marcará la línea de vanguardia de la grifería que estará presente en los mercados de los 58 países en los que ya se comercializa esta firma. En declaraciones posteriores a la firma del acuerdo empresarial en la sede de la Conselleria de Trabajo y Formación, Baldasano incidió en que esta iniciativa "nace con éxito" y con el objetivo único de que una situación "difícil" como la que ha pasado la compañía en los últimos meses "no se tenga que plantear en un futuro". De esta forma, recordó que actualmente la 'División Baño' de la empresa cuenta con tres fábricas alrededor del mundo; como son Binissalem, Hungría y China. Así, del centro mallorquín saldrán las últimas novedades de dicha categoría, que serán posteriormente comercializadas en los diferentes países en los que la empresa mantiene relaciones comerciales. Cabe recordar que el acuerdo al que llegaron empresa y trabajadores --con 146 votos a favor hoy y 20 en contra-- contempla la conservación de hasta 90 empleos y una indemnización de 40 días por año trabajado, con un límite de 33 mensualidades. No obstante, con la concreción de este acuerdo, también se establece que en caso de que se instara, posteriormente, otro Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por parte de Casa Buades, las condiciones de indemnizaciones y prejubilaciones del mismo serían, "al menos" las mismas que en el actual. Asimismo, se mantiene el Comité de Empresa actual hasta la finalización del mandato para el que fueron elegidos los representantes. Aún habiendo conseguido un acuerdo "satisfactorio" para ambas partes, la dirección de la empresa calificó el actual momento de "agridulce" y aseguró que Casa Buades es "otra víctima más" de la actual crisis. Por su parte, el presidente del Comité de Empresa, Bernat Font, pidió a Teka, que crea "en nosotros", al tiempo que incidió en que esta confianza en los trabajadores "no sólo se mantenga en los cinco años de viabilidad que se contemplan en el acuerdo, sino que sea por otros 100 años", en relación al tiempo que Buades lleva instalada en Binissalem. Por último, la consellera de Trabajo y Formación, Joana Barceló, aseguró que "seguiremos trabajando" para que la empresa pueda seguir creciendo "en todos los aspectos".