Toyota prevé dos años de pérdidas por primera vez en su historia

  • Tokio, 8 may (EFE).- El fabricante de vehículos japonés Toyota reconoció hoy que la fuerte crisis de la industria del motor le abocará a dos años consecutivos de pérdidas netas y operativas, por primera vez en sus 71 años de historia.

Tokio, 8 may (EFE).- El fabricante de vehículos japonés Toyota reconoció hoy que la fuerte crisis de la industria del motor le abocará a dos años consecutivos de pérdidas netas y operativas, por primera vez en sus 71 años de historia.

El primer fabricante mundial de automóviles tuvo entre abril de 2008 y marzo de 2009 su primera pérdida neta en un año fiscal, de 436.937 millones de yenes (3.284 millones de euros), y calcula que en el ejercicio actual que acabará en marzo de 2010 perderá todavía más, 550.000 millones de yenes (4.132 millones de euros).

Lejos queda el beneficio neto récord de 1,72 billones de yenes (12.920 millones de euros) alcanzado en el año fiscal 2007.

El desplome de la demanda mundial de automóviles, que redujo considerablemente las ventas de la compañía tanto en Japón como en sus principales mercados extranjeros -Europa y Estados Unidos- se ha unido a la fortaleza del yen, que encarece las exportaciones.

Los números hablan por sí solos: los ingresos de Toyota en el año fiscal 2007 fueron 26,28 billones de yenes (197.396 millones de euros), en el siguiente se redujeron hasta 20,53 billones de yenes (154.396 millones de euros) y para el actual prevé que caigan hasta 16,5 millones de yenes (124.008 millones de euros).

El gigante nipón, auténtico buque insignia de la industria de la segunda economía del mundo, todavía no avista un horizonte de recuperación.

Toyota Motor prevé duplicar sus pérdidas operativas, al pasar de 461.011 millones de yenes (3.465 millones de euros) registrados en el ejercicio de 2008 hasta 850.000 millones de yenes (6.388 millones de euros) para el actual año fiscal.

Ante el panorama de crisis, el gigante nipón planea una reducción de inventarios, de costes y de nuevas plantas, con el fin de mejorar urgentemente los resultados empresariales.

Además, Toyota lanzará nuevas versiones de automóviles que respondan a las necesidades del consumidor de cada región y pondrá a la venta nuevos modelos híbridos, a los que la compañía cree capaces de incentivar sus ventas.

Toyota vendió en el último año fiscal 7,57 millones de vehículos en todo el mundo, lo que supone un descenso de 1,34 millones de unidades respecto al año anterior.

Para el actual ejercicio, la firma nipona recortó su previsión de ventas hasta los 6,5 millones de unidades, muy por debajo de la meta de 10 millones de vehículos fijada para 2009 antes de que se intensificase la crisis en la industria del motor.

Por regiones, las ventas de Toyota en el año fiscal 2008 cayeron en Norteamérica 746.000 unidades, mientras que en Europa el descenso fue de 222.000 y en Japón de 243.000 unidades.

El presidente de la primera compañía japonesa, Katsuaki Watanabe, también apuntó hoy, en un comunicado, a la fuerte subida del precio de las materias primas como otro de los factores que deterioraron los resultados financieros.

Los malos datos de Toyota suelen reflejar la situación económica del resto de sectores japoneses, en su mayoría muy dependientes de las exportaciones y algunos de los cuales ya habían dado visos de recuperación.

Ahora estos números rojos suponen un chorro de agua fría sobre los buenos augurios que despertó la semana pasada el primer aumento en seis meses de la producción industrial de Japón, la segunda economía mundial enfrascada en la recesión desde mediados de 2008.

No obstante, el desplome de Toyota todavía dista mucho del sufrido por su gran rival estadounidense, General Motors (GM), que lideró las ventas mundiales de vehículos durante 77 años y al que el japonés superó en 2008.

Sólo en los tres primeros meses del año, GM perdió 4.477 millones de euros, más que Toyota en los últimos doce meses reportados.