Barajas, un aeropuerto 24 horas para facilitar la vida a los pasajeros y visitantes

  • Madrid, 12 abr (EFE).- Peinarse o hacerse un tratamiento de belleza en un día festivo, pedir una hipoteca a las siete de la tarde, comerse una hamburguesa de madrugada, mandar un paquete a última hora o comprar en una farmacia abierta 24 horas es posible en el aeropuerto de Barajas.

Barajas, un aeropuerto 24 horas para facilitar la vida a los pasajeros y visitantes

Barajas, un aeropuerto 24 horas para facilitar la vida a los pasajeros y visitantes

Madrid, 12 abr (EFE).- Peinarse o hacerse un tratamiento de belleza en un día festivo, pedir una hipoteca a las siete de la tarde, comerse una hamburguesa de madrugada, mandar un paquete a última hora o comprar en una farmacia abierta 24 horas es posible en el aeropuerto de Barajas.

Con una media diaria de 150.000 viajeros y una plantilla de unos 45.000 empleados, el aeropuerto madrileño ofrece un abanico de servicios diversos en un amplio horario, que, en muchos casos, superan a los que se ofertan en Madrid o en las localidades limítrofes a las instalaciones.

Esto no sucede en Barajas por ser un aeropuerto "internacional", sino que es una peculiaridad propia, según relata a Efe Roberto Recuerdo, responsable de RAESA, la empresa que gestiona la mayoría de los locales de restauración, y que detalla que hay "cuatro puntos abiertos las 24 horas".

Recuero calcula que la mitad de los viajeros que pasan por Barajas al año han consumido en los establecimientos de RAESA, ya que a lo largo de 2008 se contabilizaron 10.978.527 tickets de caja, con una media de tres consumiciones en cada uno de ellos.

Su compañero, Miguel Sánchez, encargado de los establecimientos de la T-4 relata, además, como el aeropuerto madrileño se ha ido adaptando a los tiempos, y "ahora cada vez abrimos más pronto porque los pasajeros empiezan a llegar sobre las cuatro y media de la mañana para coger los primeros vuelos".

Atrás quedan los años en los que los bares abiertos de madrugada en el aeropuerto madrileño atraían a numerosos noctámbulos de la capital, tras el cierre de los locales de copas.

Trabajadores del turno de noche confirman que el alcohol ha dejado ahora paso al café, y señalan que, "en las horas de madrugada más cerrada se acercan a las barras los viajeros que andan por el aeropuerto y los taxistas".

Lo que si parece que atrae a los que disfrutan de la noche madrileña (cuando terminan "hambrientos" su recorrido nocturno por los locales de la capital y alrededores) es la hamburguesería, que desde hace un par de meses abre 24 horas en la T-4.

"Nos vinimos un domingo a las seis de la mañana al salir de una discoteca del centro de Madrid con necesidad de comer algo contundente", relató a Efe un empleado de una compañía aérea, que aseguró que a la citada hora "había cola y tuve que esperar bastante hasta que me sirvieron".

Cerca de esta hamburguesería, la farmacia tampoco echa el cierre. Desde el mes de enero tiene horario continuo y su responsable, Maribel Ben, está muy satisfecha con el resultado de esta decisión, aunque reconoce que los primeros días de apertura 24 horas fueron un poco duros, porque la gente no se había enterado.

Ben cree que al aeropuerto y a las localidades cercanas les hacia falta una farmacia abierta durante la madrugada en la que adquirir fármacos de urgencia.

Aunque no sea de madrugada, pero si en días de fiesta, pasajeros y visitantes cuentan también con una peluquería que abre cuando el resto de estos establecimientos de belleza descansa.

Ya hay reservas para mayo. El mes de las bodas, en el que novias, amigos y familiares necesitan ponerse a punto en domingo o festivo y en Barajas tienen un lugar para hacerlo.

Y además de estos servicios, el aeropuerto ofrece también bancos y cajas abiertos hasta las ocho de la tarde. La misma hora hasta la que es posible enviar giros o paquetes en los puestos de correos o adquirir un billete de tren.

Sin olvidar, la posibilidad de comprar libros, revistas o los diarios favoritos hasta las once de la noche.