Bruselas examina el efecto sobre la competencia de las alianzas de aerolíneas

  • Bruselas, 20 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) confirmó hoy que investiga los acuerdos de dos grupos de aerolíneas, miembros de las alianzas Oneworld y Star Alliance, para gestionar sus rutas transatlánticas, ante la sospecha de que tengan un efecto pernicioso sobre la competencia.

Bruselas, 20 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) confirmó hoy que investiga los acuerdos de dos grupos de aerolíneas, miembros de las alianzas Oneworld y Star Alliance, para gestionar sus rutas transatlánticas, ante la sospecha de que tengan un efecto pernicioso sobre la competencia.

En concreto, el Ejecutivo de la UE va a evaluar el proyecto de cooperación planteado por Iberia, British Airways y American Airlines, que forman parte de Oneworld, anunciado en agosto pasado para los trayectos entre Europa y América del Norte.

En el caso de Star Alliance, Bruselas examinará los acuerdos ya en vigor de Lufthansa con Air Canada, por un lado, y United Airlines, por otro, así como los planes para establecer uno más amplio que incluya a estas tres empresas y Continental.

Las dudas de la Comisión se deben a que el nivel de cooperación entre las compañías investigadas "parece mucho más amplio que el habitual dentro de Star Alliance y Oneworld", sobre todo porque prevé el reparto de los ingresos derivados de las citadas rutas.

En los dos casos "creemos que puede haber una vulneración de la normativa antimonopolio, dado el elevado grado de cooperación", señaló en rueda de prensa el portavoz comunitario de Competencia, Jonathan Todd, aunque admitió que aún "no tenemos pruebas concluyentes".

El Ejecutivo comunitario recalcó que no están en contra de las alianzas entre aerolíneas "per se", pero subrayó que es necesario aclarar si este tipo de acuerdos, en un sector que ha sido realmente liberalizado, no conlleva en la práctica una limitación de la competencia.

Bruselas pretende comprobar si el pacto empresarial puede limitar la competencia en alguna ruta y, en caso afirmativo, tendrá que determinar si el efecto perjudicial se ve compensado por los beneficios obtenidos por los consumidores.

El expediente, que se encuentra todavía en una fase muy preliminar, puede terminar con la exigencia a las partes de modificar las condiciones del acuerdo o su prohibición e, incluso, con la imposición de multas de hasta el 10 por ciento de la facturación de las compañías infractoras, aclaró el portavoz.

Desde Iberia, restaron importancia al anuncio de la Comisión Europea y señalaron que es un trámite habitual, "paso previo a la autorización".

La aerolínea española, British y American están a la espera de recibir la inmunidad antimonopolio que solicitaron en agosto del año pasado al Departamento de Transportes de Estados Unidos, una figura que no existe en Europa, donde se investiga de oficio, según fuentes de Iberia.

Los funcionarios de la Comisión se centrarán ahora en evaluar el alcance de los acuerdos, que prevén la prestación conjunta de servicios comerciales, de mercadotecnia y de transporte, en sus rutas transatlánticas, y especialmente entre las que enlazan aeropuertos de la UE con otros de América del Norte.

En particular, la CE quiere examinar la decisión de las compañías de gestionar conjuntamente los horarios, la capacidad, los precios y los ingresos, así como la posibilidad de vender billetes para las diferentes aerolíneas de manera indistinta para esas rutas.

La Comisión recalcó que la apertura del procedimiento formal de investigación no prejuzga la culpabilidad de las compañías, que podrán remitir toda la información que deseen para demostrar que las prácticas en cuestión respetan las normas vigentes.

Como en todas las investigación antimonopolio, Bruselas no ha fijado ningún plazo para la finalización del proceso de investigación y ha señalado que su duración dependerá de factores como la complejidad de cada caso, el nivel de colaboración de las compañías aéreas y su presentación de argumentos.