Economía.- La UE aprueba nuevas normas para mejorar la gestión del tráfico aéreo, reducir los retrasos y recortar costes

ESTRASBURGO (FRANCIA), 25 (EUROPA PRESS) El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy un paquete de medidas en el marco de la normativa de 'cielo único europeo' con las que se pretende mejorar las deficiencias de la gestión del tráfico aéreo comunitario, reducir los retrasos, rebajar los costes para las aerolíneas y atenuar el impacto ambiental de los vuelos. Según las estimaciones de la Comisión Europea, la nueva norma permitirá a las compañías emitir hasta 16 millones de toneladas menos de CO2 y disminuir sus costes en unos 4.000 millones de euros al año de aquí a 2020. El tráfico aéreo dentro de la UE se duplicará de aquí a 2020. El vicepresidente del Ejecutivo comunitario y comisario de Transportes, Antonio Tajani, ha celebrado el respaldo del Parlamento Europeo a este reglamento porque supone una "señal firme" hacia la modernización de la gestión del tráfico aéreo para hacer de este tipo de transporte un medio "más viable, sostenible y seguro". El paquete aprobado en Estrasburgo ha sido pactado entre la Eurocámara y el Consejo, pero este último debe aún ratificarlo formalmente, lo que ocurrirá previsiblemente en la reunión de marzo de los ministros de Transportes de la UE. La nueva legislación (SES II, por sus siglas en inglés) pretende mejorar el rendimiento del sistema aéreo europeo en materia de seguridad, capacidad, duración de vuelos, costes de las aerolíneas y medio ambiente, todo ello a través de la coordinación y supervisión del tráfico aéreo comunitario y la aplicación de normas y objetivos comunes para los Estados miembros. Para ello, se fijarán planes de rendimiento para los servicios de navegación aérea y serán los propios países los encargados de garantizar el cumplimiento de las normas y objetivos acordados en dichos planes, mediante el uso de incentivos y sanciones. Además, habrá autoridades nacionales independientes para supervisar la correcta aplicación de los requisitos de seguridad y rendimiento, con capacidad para realizar inspecciones e investigaciones. También otorgarán certificados a los proveedores de servicios de navegación aérea. El paquete de medidas afectará a todo el sistema de transporte aéreo, dando más poderes a la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) en lo referente al control para garantizar normas "precisas, uniformes y vinculantes" en lo que respecta a la seguridad en los aeropuertos, la gestión del tráfico aéreo y los servicios de navegación aérea. Dado que la mayoría de los accidentes tienen lugar durante el despegue o el aterrizaje, el compromiso amplía sus competencias reguladoras y de supervisión a los aeropuertos. ÁMBITO DE APLICACIÓN La nueva normativa se aplicará a todos los aeropuertos abiertos al público y que operan con vuelos comerciales y quedarán exentos los aeropuertos militares y aquellos con pistas con menos de 800 metros de longitud. Además, los Estados miembros podrán decidir si excluyen también a los aeropuertos por los que transitan menos de 10.000 pasajeros al año. El acuerdo introduce reglas comunes sobre la infraestructura, el equipamiento y la gestión de los aeropuertos, que éstos deberán cumplir para recibir las licencias de las autoridades nacionales correspondientes. La AESA será la autoridad que decida los criterios para la concesión de licencias y también supervisará, por medio de inspecciones, que dichos criterios se cumplen. Los permisos actuales no estarán cubiertos por este reglamento. Finalmente, de acuerdo al reglamento se establecerán bloques funcionales de espacio aéreo que no dependerán de las fronteras entre los países comunitarios y que deberán entrar en vigor en un plazo de tres años a partir de la entrada en vigor de la norma. Si los bloques funcionales abarcan varios Estados miembros, pero también algún país extracomunitario, éste deberá respetar el marco regulador de la UE. La norma se basa en dos reglamentos adoptados este miércoles, el primero sobre el rendimiento y la sostenibilidad del sistema europeo de aviación (614 votos a favor, 47 en contra y 24 abstenciones) y el segundo sobre aeródromos, gestión del tránsito aéreo y los servicios de navegación (662 a favor, 20 en contra y 11 abstenciones).