Economía/Transportes.- El TS desestima el recurso de AENA y confirma la suspensión de vuelos sobre Ciudad Santo Domingo

MADRID, 12 (EUROPA PRESS) El Tribunal Supremo ha desestimado el incidente de nulidad promovido por Entidad Pública Empresarial Aeropuertos Españoles y Navegación (AENA) con lo que confirma la suspensión de los sobrevuelos sobre Ciudad Santo Domingo y condena a AENA a pagar 6.000 euros a cada uno de los cinco vecinos demandantes, representantes del resto de 5.000 residentes de esta colonia cercana a la localidad madrileña de Algete. La Sala Séptima de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal rechaza así los argumentos de AENA contra la sentencia dictada el pasado 11 de noviembre por este tribunal y considera acreditada la lesión del derecho a la intimidad domiciliaria provocada por el ruido de los aviones que sobrevuelan la localidad. Los abogados de los vecinos destacaron la petición del Ministerio Fiscal de desestimar el incidente de AENA junto con el Abogado del Estado. "Trataba de señalar vicios o defectos que indicasen que se les ha causado indefensión, para ganar tiempo o poder acceder al Tribunal Constitucional", señalan en un comunicado. Para el presidente de la Asociación contra el Ruido Ciudad Santo Domingo y uno de los cinco vecinos demandantes, Jesús Coca, "se trata de un nuevo triunfo de la Justicia", pues "la sentencia es redonda, aunque AENA haya intentado ponerle hierros a la rueda". Desde la publicación de la Sentencia hay un periodo de dos meses y diez días hábiles para que AENA la ejecute de manera voluntaria, periodo que terminó el 26 de enero. "A pesar de ello AENA ha mantenido los sobrevuelos sobre Santo Domingo, a baja altura incluso en fines de semana y desde muy temprano", señalan los vecinos. Mientras tanto el secretario general de Transportes, Fernando Palau, ha presentado escrito con documentación de más de mil folios donde "pretende dar por cumplida la Sentencia con actuaciones del pasado". A juicio de los abogados de los vecinos, "el Ministerio de Fomento hace un increíble esfuerzo por disfrazar la realidad y tratar de convencer de que la situación desde 2004 a fecha corriente ha mejorado considerablemente gracias a las medidas adoptadas desde entonces". Los vecinos del núcleo de población Ciudad Santo Domingo instarán al tribunal competente que se ejecute la sentencia "en vía forzosa y pondrán en marcha si fuera necesario acciones penales que correspondan contra los responsables de la ejecución". Por ello, han convocado asamblea informativa para el próximo sábado 28 de febrero. Según esta asociación, con la primera ampliación de Barajas en 1999 se diseñó una ruta sobre la vertical sobre Ciudad Santo Domingo, que colocó a la población en aproximaciones y pre-aterrizajes. Los vecinos demandaron a AENA por violación de derechos fundamentales por los sobrevuelos y el pasado mes de noviembre el Tribunal Supremo falló a su favor, condenando a AENA por violación de la intimidad domiciliaria. AENA ha consignado en el juzgado la indemnización de los recurrentes pero éstos han indicado que el objeto de demanda es el ruido de los sobrevuelos. SOBREVUELOS EVITABLES Los vecinos consideran evitable la ruta aérea que pasa por esta población de 5.000 habitantes. Además, hacen referencia a los riesgos de más de 30.000 aeronaves en sobrevuelo sólo en 2003, cuando antes de la tercera pista de 1999 no había ninguno. "De hecho, los sobrevuelos carecen de justificación pues hay soluciones operativas probadas que, además, no reducen sustancialmente la operatividad", dicen los vecinos, que reclaman una ruta mediante el uso de guía electrónica o bien uso de aterrizaje instrumental de precisión de la nueva pista inaugurada el 5 de febrero de 2006. Por un lado, destacan que la ruta de guía electrónica fue aprobada y certificada en 2001 pues Santo Domingo está a 18 Km. del aeropuerto y más de 10 Km. de cabeceras de pistas, de manera que se ha podido utilizar desde 2002. "En la actualidad es posible el uso de la nueva pista que evita el sobrevuelo de cualquier población y proporciona la misma operatividad", sostienen.