El Estado asegura que los aeropuertos están trabajando para que enfermos y discapacitados puedan viajar en avión

MADRID/LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 11 (EUROPA PRESS)

El Gobierno Central ha afirmado que los aeropuertos españoles "están tratando de facilitar y asegurar el tránsito de los pasajeros que por motivos físicos puedan presentar dificultades a la hora de acceder a una aeronave", aunque precisa que la seguridad del avión "prima por encima de todo".

El Ejecutivo socialista respondía así a una pregunta por escrito, a la que ha tenido acceso Europa Press, realizada por el diputado de CiU Carles Campuzano, en la que se interesaba por las medidas que se están tomando para garantizar el acceso de pasajeros discapacitados o que sufran alguna enfermedad terminal.

Campuzano formuló esta pregunta a raíz del caso de David Carlos Zapata, un enfermo de cáncer terminal al que una compañía aérea impidió volar, el pasado mes de agosto, hasta que no tuviera un certificado médico que especificara sus necesidades de oxígeno adicional. Tras cinco días de gestiones, la familia del enfermo consiguió el certificado que permitió a Zapata viajar a Bolivia para "pasar sus últimos días junto a sus hijos". Murió a los tres días de llegar a su país natal.

En su escrito, el Gobierno sostuvo que una de las prioridades de la Dirección General de Aviación Civil "es garantizar el acceso al transporte aéreo de personas discapacitadas o con enfermedades terminales".

Según el Ejecutivo socialista, Aviación Civil "mantiene contacto permanente con las compañías aéreas para identificar las dificultades encontradas en el transporte de este tipo de pasajeros al objeto de minimizar las dificultades que se puedan plantear en el embarque" y que puedan derivar en "una posible denegación al embarque".

En cualquier caso, recomienda a estos pasajeros que, en el momento de efectuar su reserva, "notifiquen a la compañía aérea sus necesidades especiales con el fin de evitar dificultades en el embarque", especialmente si se trata de problemas de movilidad que precisen de una silla de ruedas o una camilla cuyo tamaño pueda no ser compatible con el de la aeronave. De esta forma, la compañía podrá notificar al pasajero si existe algún inconveniente por el que no pueda efectuar el embarque.

En este sentido, el Ejecutivo recordó que el Manual de Operaciones de las compañías aéreas establece "la salvaguarda genérica de que, en ningún caso, el número de pasajeros con discapacidad o con movilidad reducida excederá al número de pasajeros con capacidad para asistir a dichas personas en la evacuación de la aeronave en situación de emergencia, lo que --inevitablemente-- puede suponer una limitación al transporte para este tipo de pasajeros".