EL tren automático de transporte de viajeros de la T-4 recibe la certificación de calidad AENOR

  • Madrid, 10 feb (EFE).- El Tren Automático de Transporte de Pasajeros (APM) que conecta los dos edificios de la T-4 del aeropuerto de Barajas ha recibido hoy certificación de calidad de AENOR, con lo que se convierte en el primero de Europa en recibir este reconocimiento.

EL tren automático de transporte de viajeros de la T-4 recibe la certificación de calidad AENOR

EL tren automático de transporte de viajeros de la T-4 recibe la certificación de calidad AENOR

Madrid, 10 feb (EFE).- El Tren Automático de Transporte de Pasajeros (APM) que conecta los dos edificios de la T-4 del aeropuerto de Barajas ha recibido hoy certificación de calidad de AENOR, con lo que se convierte en el primero de Europa en recibir este reconocimiento.

En sus tres años de existencia, el APM que funciona sin conductor, ha transportado casi 30 millones de viajeros, al margen de trabajadores y tripulaciones, por sus 2.100 metros de vía subterránea.

El tren une el edificio principal de la T-4 con el satélite en tres minutos, ya que alcanza una velocidad máxima de 60 kilómetros a la hora, y tiene capacidad para transportar hasta a 13.000 pasajeros cada 60 minutos.

La responsable del ATM en el aeropuerto de Barajas, Victoria Baños, ha agradecido el reconocimiento y ha recordado que el tren es utilizado por un 18% de los pasajeros del aeropuerto y en 2008 alcanzó la cifra de 9.985.616 viajeros, que le dieron un 8,96 sobre una puntuación de 10 en la encuesta de calidad realizada.

Por su parte, el director del aeropuerto madrileño, Miguel Ángel Oleaga, agradeció el trabajo realizado por los empleados de Barajas para conseguir esta certificación, de la que también se ha sentido muy orgulloso Ramón Naz, presidente de Bombardier, la empresa que construyó y gestiona este sistema.

A juicio de la empresa esta certificación confirma que el APM de Barajas es un ejemplo de éxito en el mundo, por lo que Bombardier ha sido invitada a participar en la construcción de otros proyectos similares en los aeropuertos de Pekín y en la nueva terminal del de Londres-Heathrow.