La oposición exige informes sobre las negociaciones por Aerolíneas Argentinas

  • Buenos Aires, 13 feb (EFE).- Tres partidos de la oposición de Argentina pidieron hoy al Gobierno informes sobre las negociaciones con Marsans para incorporar aeronaves de la fabricante europea Airbus a Aerolíneas Argentinas, en proceso de expropiación al grupo español.

La oposición exige informes sobre las negociaciones por Aerolíneas Argentinas

La oposición exige informes sobre las negociaciones por Aerolíneas Argentinas

Buenos Aires, 13 feb (EFE).- Tres partidos de la oposición de Argentina pidieron hoy al Gobierno informes sobre las negociaciones con Marsans para incorporar aeronaves de la fabricante europea Airbus a Aerolíneas Argentinas, en proceso de expropiación al grupo español.

La solicitud al secretario de Transporte, Ricardo Jaime, fue realizada por representantes de la Unión Cívica Radical (UCR), la Coalición Cívica (CC) y el Partido Socialista (PS).

Las tres fuerzas opositoras exigieron a Jaime una copia de todos los expedientes por los cuales se tramitan los acuerdos con el grupo español, tras calificar al proceso de "irregular".

"Todo este proceso de Aerolíneas Argentinas ha sido muy irregular. Se habla de adquirir una nueva flota de aeronaves a un costo altísimo cuando ni siquiera existe un plan de negocios definido", aseguró Adrián Pérez, diputado de la Coalición Cívica y uno de los firmantes de la presentación.

Gerardo Morales, titular de la UCR, sostuvo que es necesario contar con la información sobre "cuánto más le va a costar al pueblo argentino la intención del Gobierno de terminar acordando con Marsans".

Fuentes próximas a la negociación señalaron que el acuerdo por la línea aérea de bandera será firmado la próxima semana.

El pacto contempla la posibilidad de Marsans de mantener el régimen de código compartido con Aerolíneas para poder volar a Argentina y desde allí a otros países Latinoamericanos con la compañía Air Comet (integrante del grupo español).

Asimismo, el Gobierno argentino debe suscribir en el acuerdo que se hará cargo de un número aproximado de 40 aviones de los 61 contratados por Marsans a Airbus, lo que liberaría a favor del grupo español 150 millones de euros (192 millones de dólares) del aval dado al fabricante europeo.

En contrapartida, el grupo español se compromete a retirar la demanda que interpuso contra el Estado argentino ante el Centro de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), por no estar de acuerdo con el precio que quería pagar por la aerolínea.

El conflicto entre el grupo español y el Ejecutivo presidido por Cristina Fernández se radicalizó en 2008, tras una serie de incidentes y huelgas protagonizadas por parte de los trabajadores de la aerolínea, que situaron las relaciones en un punto de no retorno y que motivaron la intervención del Gobierno.

En julio, el grupo español y el Gobierno argentino suscribieron un acuerdo de venta en el que ambas partes se comprometieron a buscar tasadores y, en caso de discrepancia, acudir a un auditor.

Al no encontrar un punto común en las negociaciones, el Gabinete argentino decidió el pasado diciembre recurrir al Parlamento y aprobar allí la nacionalización de la aerolínea y, por lo tanto, su expropiación al grupo español.

Aerolíneas Argentinas pasa de esta forma a ser pública tras 18 años de mantenerse como una empresa privada, ya que fue vendida a Iberia en 1990, que la mantuvo durante ocho años y después cedió su explotación a American Airlines, que la controló solamente un año.

En 2000, la compañía estadounidense se la devolvió a la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), que la vendió en octubre de 2001 al grupo Marsans.