Obama califica de "error" el vuelo de un Air Force One sobre Nueva York y aclara que "no ocurrirá más"

WASHINGTON, 29 (EUROPA PRESS)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tuvo que salir ayer al paso de las críticas despertadas por el vuelo de uno de los Air Force One sobre Nueva York que provocó el temor de un nuevo 11-S en la Gran Manzana. Obama tachó de "error" esta maniobra, destinada únicamente a sacar fotos, y anticipó que "no volverá a ocurrir".

Durante una visita a las oficinas del FBI, Obama pidió disculpas por los hechos vividos ayer en Manhattan después de que un Boeing 747 escoltado de dos cazas F-16 sobrevolase algunas de las zonas más concurridas. El vuelo se produjo a una altura tan baja que varios edificios residenciales y de oficinas fueron evacuados por temor a que se tratase de un nuevo atentado terrorista.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, se quejó desde el primer momento de no haber sido informado de estos vuelos y pidió explicaciones públicas a la Casa Blanca y, en particular, por qué el director de la Oficina Militar, Louis Caldera, ordenó esta misión.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, rehusó aclarar ayer cuál será el futuro de Caldera durante una rueda de prensa. Obama tampoco se pronunció al respecto al ser preguntado por si Caldera era el hombre apropiado para el puesto.

ALTO COSTE

Tras las primeras horas de confusión, los medios de comunicación locales comenzaron ayer a mostrar imágenes y a informar de las llamadas que realizaron los neoyorquinos a los servicios de emergencia para alertar del avión y de los dos cazas. "Parece que los aviones están intentando impactar ir contra el edificio. Y todo el mundo está volviéndose loco", relató una de las testigos, en una llamada recogida por la cadena ABC.

Además del caos, otro de los aspectos más polémicos ha sido el coste de una iniciativa aparentemente destinada a actualizar una base de datos. Según las autoridades de aviación, la misión ha costado más de 328.000 euros, teniendo en cuenta combustible, coste de personal y coste de mantenimiento, entre otros aspectos.