Ryanair no aplicará la 'tasa para obesos' por no ser viable sin que interfiera en la puntualidad

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Ryanair anunció hoy que no aplicará la tasas para personas obesas, medida que estaba estudiando, ya que "no hay manera de cobrarla sin interferir en los 25 minutos de espera entre vuelo y vuelo, así como en el proceso de facturación 'online'".

El responsable de Comunicación de la aerolínea, Stephen Mcnamara, explicó que, dado que se implementará la facturación electrónica a partir de octubre en toda la red, no puede aplicarse dicha tasas sin interferir en "la puntualidad incorporable" de la aerolínea.

Mcnamara añadió que Ryanair "seguirá analizando" de qué manera evitar gastos innecesarios para algunos pasajeros y contribuir a que los precios sigan bajando.

En un comunicado, la compañía de bajo coste irlandesa informó de que más de 16.000 pasajeros participaron en dicha encuesta en la que se les animaba a votar entre una serie de tasas adicionales entre las que se encontraban el pago de una 'tasa para obesos', el cobro por el uso del papel del baño con la cara de O'Leary, por fumar o por la suscripción anual a la web.

El 37% de los votantes --30.000 pasajeros-- se declaró favor de la tasa para personas obesas, y de ellos, 16.000 participaron con su voto entre las diferentes sugerencias propuestas por Ryanair.

Así, un 46% votó por cobrar cada kilo de más a los hombres que superen los 130 kilos y a las mujeres que superen los 100 kilos, el 11% por cobrar por cada punto que se exceda de los 40 puntos del Índice de Masa Corporal, y un 6% se mostró a favor de cobrar por cada pulgada de cintura que supere los 45 en los hombres y los 40 en las mujeres.

Ryanair indicó que el premio de 1.000 euros ha recaído en Judy Powers, una jubilada británica afincada en España, que fue la primera pasajeros que sugirió la posibilidad de cobrar a los pasajeros con sobrepeso.

La semana pasada el presidente de Ryanair, Michael O'Leary, consideró que la medida no era discriminatoria y añadió que, en cualquier caso, "no va en contra de la ley" pesar a los pasajeros antes de subir al avión por motivos de seguridad.