Ryanair sólo operará en El Prat si AENA reduce a la mitad sus tarifas

  • Madrid, 24 mar (EFE).- Ryanair sólo operará en el aeropuerto barcelonés de El Prat si AENA reduce a la mitad las tarifas aeroportuarias y de navegación aérea que cobra actualmente a las compañías aéreas, afirmó hoy el presidente de la "low cost" irlandesa, Michael O'Leary.

Ryanair sólo operará en El Prat si AENA reduce a la mitad sus tarifas

Ryanair sólo operará en El Prat si AENA reduce a la mitad sus tarifas

Madrid, 24 mar (EFE).- Ryanair sólo operará en el aeropuerto barcelonés de El Prat si AENA reduce a la mitad las tarifas aeroportuarias y de navegación aérea que cobra actualmente a las compañías aéreas, afirmó hoy el presidente de la "low cost" irlandesa, Michael O'Leary.

En su opinión, ante la caída del volumen de pasajeros que sufre España y que se acentuará probablemente aún más a lo largo de este año y en 2010, El Prat se verá abocado a revisar finalmente a la baja sus precios, ya que necesita empresas como Ryanair, capaces de generar crecimientos del tráfico en sus instalaciones.

Agregó que El Prat necesita más a Ryanair que la aerolínea al aeropuerto catalán, porque la compañía que preside puede seguir creciendo en otros ciudades europeas y españolas.

O'Leary explicó que las tasas que se pagan en El Prat son al menos el doble que en Roma, Milán o cualquier aeropuerto alemán, por lo que, si quieren que El Prat crezca, AENA debería considerar ser más flexible ante el descenso del tráfico aéreo y reducir sus tasas.

Aventuró incluso que AENA debería tomar el ejemplo del Reino Unido y dejar de ser monopolio, desprendiéndose de varios aeropuertos, a fin de permitir precios más competitivos, lo que beneficiaría no sólo a Ryanair sino, en caso de El Prat, a cualquier compañía que como Vueling o Spanair quieren tener más peso en dicho aeródromo.

A su juicio, la política de AENA de fijar unas tasas muy similares en todos los aeropuertos, sin tener en cuenta su tamaño, quita la posibilidad de desarrollo a los regionales que necesitan contar con vuelos directos como los que ofrece Ryanair para poder crecer no sólo como aeropuertos, sino también como destinos turísticos.

O'Leary salió así al paso de las recientes declaraciones del director de El Prat, Fernando Echegaray, según quien, Ryanair no recibirá ningún trato de favor de AENA para instalarse en el aeropuerto.

La confianza de O'Leary en su compañía como motor de crecimiento de cualquier aeropuerto donde se instale se apoya en la evolución de sus tráficos, que, incluso en el actual entorno de crisis económica, sigue siendo positiva, y la compañía prevé alcanzar un total de 67 millones de pasajeros en 2009, de ellos 18 millones en España y 3 millones en Madrid.

Con estas previsiones de crecimiento en España, O'Leary espera superar a Iberia en los dos próximos años, ya que la aerolínea española sigue perdiendo pasajeros por sus altos precios y se ha visto obligada a reducir cada vez más su capacidad.

Además, con 50 millones de pasajeros, la irlandesa ya supera a Iberia, que ha alcanzado en 2008 poco más de 20 millones.

Tampoco consideró una amenaza para su compañía en el mercado español la fusión entre Clickair y Vueling, porque la historia ha demostrado que la unión de dos empresas con costes altos da lugar a una nueva con un gasto aún mayor.

Ryanair cerró el 2008 con un incremento del 35% en el número de pasajeros frente a un descenso del 3% registrado en los aeropuerto españoles, tendencia que se mantiene en los dos primeros mese del año, con aumentos del 16% en enero y del 11% en febrero en los tráficos de la irlandesa y descensos del 17% y del 19% en los de AENA, respectivamente.

España ha perdido en lo que va de año 4 millones de pasajeros y si esta tendencia se mantiene, el país perderá 30 millones de pasajeros a lo largo del presente ejercicio, según O'Leary.

Asimismo, O'Leary anunció hoy el lanzamiento en el mercado español de 10 millones de plazas a 10 euros por trayecto para volar entre mayo y junio.

Aseguró que la compañía no pierde dinero con este tipo de ofertas, ya que suponen apenas un 10% de su capacidad total de asiento y añadió que, sin dichas rebajas, irían probablemente vacíos.