Tras el drama de los pasajeros, llega el de los 4.000 trabajadores de Spanair


  • Cerca de un centenar de trabajadores de Spanair se han concentrado hoy ante las oficinas de la compañía en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para mostrar su preocupación por la situación de la aerolínea, que ha cesado su actividad y está abocada a un concurso de acreedores.

Cerca de un centenar de trabajadores de Spanair se han concentrado hoy ante las oficinas de la compañía en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para mostrar su preocupación por la situación de la aerolínea, que ha cesado su actividad y está abocada a un concurso de acreedores.

Los empleados, algunos de los cuales han acudido acompañados de sus hijos pequeños, han puesto en común la información con la que cuentan sobre los pasos que está previsto que dé ahora la empresa y cómo afectará a los 2.000 trabajadores directos y a los otros 2.000 que dependen de la actividad que generaba.

La aerolínea Spanair ha ingresado mil euros en las cuentas bancarias de cada uno de sus más de 2.000 trabajadores para cubrir una parte de las nóminas del mes de enero, según ha comunicado la compañía al comité de empresa.

Fuentes de USOC, el sindicato mayoritario en el comité de empresa de Barcelona, han explicado que este ingreso no cubre el pago al cien por cien de todas las nóminas, pero garantiza al menos que los trabajadores "podrán contar a final de mes con una parte de sus sueldos".

En paralelo a este ingreso de dinero para adelantar parte de las nóminas, la dirección de la aerolínea ha convocado al comité de empresa a una reunión que tendrá lugar el próximo miércoles, 1 de febrero, en la sede de las oficinas de Spanair.

Al mismo tiempo, la empresa prepara la presentación inminente de un concurso de acreedores ante los juzgados de Barcelona, según diversas fuentes.

Los representantes de los trabajadores consideran importante que se presente el concurso lo antes posible para poder acceder cuanto antes a la prestación de desempleo.

La compañía, controlada en más de un 80 % por Iniciatives Empresarials Aeronáutiques (IEASA), formada por entidades y empresas con capital público-privado, perdió 115 millones de euros en 2010, el último año del que se conocen datos.

Los servicios jurídicos de USOC empezarán a trabajar también mañana para estudiar las vías de actuación tras la suspensión de las operaciones de Spanair, que ponen en peligro a unos 4.000 trabajadores (2.000 directos y otros 2.000 indirectos), y las posibles movilizaciones.