Un hombre en EE.UU. que retorció el brazo a una azafata en pleno vuelo afronta un juicio

  • Washington, 8 abr (EFE).- Un hombre de negocios al que le asaltó una necesidad imperiosa de entrar en el lavabo del avión cuando volvía a EE.UU. desde Panamá afronta un juicio por agresión, acusado de retorcerle un brazo a una azafata que no le dejó usar el baño, informan hoy medios locales.

Un hombre en EE.UU. que retorció el brazo a una azafata en pleno vuelo afronta un juicio

Un hombre en EE.UU. que retorció el brazo a una azafata en pleno vuelo afronta un juicio

Washington, 8 abr (EFE).- Un hombre de negocios al que le asaltó una necesidad imperiosa de entrar en el lavabo del avión cuando volvía a EE.UU. desde Panamá afronta un juicio por agresión, acusado de retorcerle un brazo a una azafata que no le dejó usar el baño, informan hoy medios locales.

Los negocios de Joao Correa, un empresario de Concord (Ohio), le suelen llevar a Centroamérica ya que imparte cursos sobre ventas en Panamá y visita clientes en Costa Rica, Nicaragua y Honduras.

Treinta minutos después de despegar a bordo de un avión de Delta Air Lines desde Panamá el 28 de marzo pasado, Correa se dirigió con urgencia al lavabo.

Según el diario Atlanta Journal-Constitution, un carrito de bebidas bloqueaba el acceso al baño por lo que el empresario pidió a una azafata permiso para utilizar el servicio de primera clase y la respuesta fue no.

La política de la Administración Federal de Aviación indica a los pasajeros de los vuelos internacionales que tienen que utilizar los aseos ubicados en la clase que compraron el billete.

"No tenía otra opción", dijo Correa en una entrevista telefónica con el diario.

La azafata, dice el diario, resistió y estiró el brazo en el pasillo para bloquearle a Correa el acceso a primera clase.

Según contó la azafata a los investigadores del FBI, ante la insistencia de Correa de que necesitaba usar el baño le pidió "amablemente" que volviera a su sitio, a lo que el empresario respondió agarrando el brazo de la azafata y retorciéndolo.

Sin embargo, Correa asegura que se agarró del brazo de la azafata para no perder el equilibrio.

El hombre, de 43 años, fue detenido cuando el avión aterrizó en Atlanta acusado de agresión.

Correa pasó dos noches en prisión, antes de volver a su casa en Concord, pendiente de que las autoridades fijaran la fecha de la audiencia que se celebrará el próximo 17 de abril.

Una portavoz de Delta Air Lines, Susan Elliot, señaló que la tripulación hace todo lo que puede para asegurar la seguridad y el bienestar de los pasajeros.

Elliot hizo hincapié en la normativa que recoge que éstos tienen que utilizar el aseo correspondiente a la clase de su billete, aunque tal vez en esta ocasión se podría haber hecho una excepción "por la seguridad y el bienestar de los pasajeros".