Ayuntamiento de Cádiz solicitará una reunión "urgente" al nuevo ministro de Fomento sobre el segundo puente

CÁDIZ, 8 (EUROPA PRESS)

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez (PP), informó hoy que la Junta de Gobierno Local ha acordado solicitar al nuevo ministro de Fomento, José Blanco, una reunión "urgente" en la que pretenden llegar a "un acuerdo" sobre la ejecución de la rotonda de entronque del segundo puente sobre la Bahía con la ciudad de Cádiz.

En rueda de prensa, Martínez señaló que este punto fue aprobado por la vía de urgencia con el objetivo es debatir la cuestión con Blanco o con el secretario de Estado de Infraestructuras, sobre todo después de que algunos medios de comunicación locales hayan publicado que los técnicos del Ministerio están "dispuestos" a modificar el proyecto tras conocerse la reacción de los vecinos.

A este respecto, la alcaldesa se mostró "sorprendida" de que los técnicos de Fomento hayan manifestado este cambio de actitud "a través de Rafael Román", portavoz del PSOE en el Ayuntamiento gaditano y diputado nacional por Cádiz.

Sobre todo, según dijo, porque los técnicos municipales, los de Fomento y de la Delegación de Carreteras de Andalucía Occidental --dependiente del Ministerio-- "han estado cuatro años reuniéndose, la última vez hace unos meses".

"Han sido cuatro años de reuniones técnicas" y de "aportación de datos" por parte del Ayuntamiento, que "siempre ha visto ilógica la solución de unas barreras que para nosotros son innecesarias" y que "nos venían a decir, más o menos, que eran lentejas, que si queríamos que las comiéramos y si no las dejáramos".

La semana pasada la alcaldesa gaditana declaró que la propuesta del Ministerio consistía en incorporar el puente a la circulación de la ciudad "con un talud y una rotonda macizada a tres metros y medio de altura", lo que "incomunicaría a unos vecinos y a otros". Por ello, reclamó que "dejen el puente en la cota más baja del término municipal de la ciudad, a cota cero, y el resto lo arreglará" el Ayuntamiento.

Por su parte, Rafael Román aseguró que los técnicos del Ministerio consideraban esa posibilidad "muy complicada por no decir imposible", puesto que obligaría a "aumentar la pendiente" de la infraestructura "más de lo técnicamente aconsejable".