Caudete-Vega Baja

Esta iniciativa propone poner en funcionamiento en 2013 una vía exclusiva para vehículos ligeros con un trazado paralelo al del AVE

ALICANTE, 8 (EUROPA PRESS)

El conseller de Infraestructuras y Transportes, Mario Flores, destacó hoy la rentabilidad de la nueva autopista Alicante-Caudete (Albacete)-acceso a la Vega Baja, que se encuentra en proyecto, y que podría estar en funcionamiento en 2013 con un trazado de entre 68 y 94 kilómetros, un coste de entre 309 y 484 millones de euros y un uso exclusivo para vehículos ligeros.

En la presentación hoy en Alicante del proyecto de 'Autopista de movilidad segura para vehículos ligeros' ante representantes de empresas interesadas en participar en la licitación de las obras, Flores detalló que esta iniciativa propone conectar Alicante y la provincia mediante una vía de alta seguridad con Madrid.

Además, tiene por objetivo el reducir los tiempos de recorrido, descongestionar la autovía A-31, --que "tiene graves problemas de seguridad y de congestión", según dijo--, mejorar las comunicaciones de la Vega Baja con el interior y descongestionar la A-7 entre Catral y Elx.

Mario Flores destacó que este proyecto permitiría una "mejora notable" de la seguridad vial, con un número limitado de enlaces, así como la eliminación de aglomeraciones y el ahorro "importante" del tiempo, combustible y contaminación a los usuarios.

"TOMÁRSELO EN SERIO".

Flores mostró hoy su confianza en que las empresas "estudien de manera intensa" este proyecto de construcción, "se lo tomen en serio" e incluso que "aporten sus ideas", para conseguir que la nueva autopista Alicante-Caudete-acceso a la Vega Baja pueda funcionar en el horizonte de 2013.

En este sentido, insistió en que a la vista de este estudio, este proyecto "resulta viable en todas las opciones estudiadas, con los mayores valores de rentabilidad para las soluciones que contempla el acceso a la Vega Baja".

La importancia de esta iniciativa ha llevado a la propia Conselleria, según detalló Flores, a plantearse la elaboración del proyecto así como asumir algunas cargas de las expropiaciones, con la determinación de un precio máximo a partir del cual la Generalitat valenciana.

La hipótesis de partida que baraja este estudio plantea la explotación de la vía en régimen de peaje, con un plazo de concesión de 40 años, una tasa interna de retorno del accionista (TIR) del 8 por ciento, la financiación con fondos propios del concesionario con un mínimo del 15 por ciento del total de la inversión inicial, y la baja del 20 por ciento con respecto al presupuesto de inversión inicial.

TRES ALTERNATIVAS

El estudio de viabilidad realizado por la Generalitat ha manejado tres alternativas, dos de ellas entre Caudete y Alicante, con un trazado aproximado de 68 kilómetros que discurrirían en paralelo al AVE, lo que permitiría afectar menos al territorio al no crear barreras físicas.

Estas dos propuestas contemplan la entrada por el norte de la ciudad de Alicante, en uno de los casos, o por el sur, enlazando con la Vía Parque Alicante-Elx. Además prevén un tráfico de 9.700 vehículos, la captación de un 20 por ciento de los vehículos ligeros, y un coste de peaje de entre 3,15 y 3,20 euros.

Por su parte, la tercera alternativa incluiría Alicante-Caudete-Crevillente oeste, contaría con una longitud de 94 kilómetros, un tráfico estimado entre Alicante-Caudete de 11.800 vehículos y un coste de peaje de 3,15 euros, y de 28.000 vehículos entre la AP-7 y Crevillente. De Caudete a Crevillente tendría un coste de peaje de 3,70 euros, de 1,75 euros entre Alicante-Crevillente y de 1,15 euros entre la AP-7-Crevillente.