Cerca de 2.000 taxistas se manifiestan en la ciudad para exigir "medidas inmediatas" ante la crisis del sector

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

Cerca de 2.000 taxistas se manifestaron hoy en Valencia con motivo de la convocatoria realizada por la Federación Sindical del Taxi de Valencia y provincia para exigir un "compromiso" de adopción de "medidas inmediatas" ante la situación de crisis que atraviesa el sector, como la aplicación de una regulación que equipare oferta y demanda, según informó a Europa Press el secretario de la entidad, Luis Monsoriu.

La manifestación se inició con una marcha lenta de los taxis por el cinturón interior de Valencia, que partió a las 12 horas de las Torres de Serrano y, según Monsoriu, ocasionó "un kilómetro y medio de retención" aunque discurrió "sin ningún incidente".

Fuentes municipales confirmaron a Europa Press que "no ha habido grandes problemas de circulación", aunque señalaron que "la circulación ha ido congestionándose al paso de la manifestación", dado que los taxistas "iban ocupando dos carriles" y además, "en las calles adyacentes se produjeron algunos cortes".

Posteriormente, tras dar una vuelta por la ronda interior, la concentración finalizó a las 14 horas ante la sede de Conselleria de Infraestructuras y Transporte, en la avenida Blasco Ibáñez, donde presentaron una solicitud para reunirse con Mario Flores a fin de "hacerle llegar personalmente la crítica situación que atraviesa el sector", aunque no lograron ser recibidos "por ningún responsable".

Al respecto, Monsoriu argumentó que llevaron a cabo esta acción por el "incumplimiento" por parte del director de la Entidad de Transporte Metropolitano de Valencia (eTM), Aurelio López, del compromiso que adquirió el pasado 10 de febrero ante el Consejo de Operadores de Taxi de Valencia de "presentar una propuesta síntesis en 15 días para su aplicación inmediata" que aglutinara las distintas propuestas presentadas para exigir una regulación del servicio.

Explicó que las propuestas que plantearon las distintas organizaciones del sector tenían como objetivo "la equiparación de la oferta y la demanda actual", tras la caída de "entre un 30 y un 40 por ciento" experimentada en los últimos meses, y persiguen, en definitiva, "quitar coches de la calle en todas las franjas horarias del día".

Estas propuestas podrían agruparse en dos bloques, las orientadas a "ampliar a día y medio o dos días el día de descanso" semanal que realizan actualmente, y las que plantean "trabajar en turnos dentro de los cuatro días que se trabaja de lunes a viernes, con turnos más o menos flexibles de ocho o diez horas, y la noche libre para quienes quieran hacer más horas".

"ABIERTOS A CUALQUIER REGULACIÓN"

El secretario de la Federación Sindical del Taxi de Valencia y provincia aseguró que, pese a que defienden "fundamentalmente que se establezcan turnos", están "abiertos a estudiar cualquier tipo de propuesta de regulación", con medidas como la posibilidad de que durante el mes de agosto sólo trabaje la mitad de la flota en cada quincena.

Monsoriu lamentó que, a pesar de que Aurelio López se comprometió a presentar una propuesta síntesis por considerar que "algunas de esas opciones eran coincidentes", en la reunión del pasado 25 de febrero "no sólo no presentó una propuesta, sino que propuso posponer una posible solución a finales de marzo argumentando que se estaba realizando un 'conteo' en la calle para determinar la situación del sector", con la colocación de inspectores en diferentes puntos de la ciudad para "contar los taxis que pasan libres y los ocupados".

SOLUCIÓN URGENTE O HUELGA

En este punto, resaltó que se trata un "problema" que "se viene arrastrando desde el año pasado" y reclamó por tanto "que se aplique una solución lo antes posible" para los alrededor de 2.200 taxis que circulan diariamente, de lunes a viernes, en el área de prestación conjunta de Valencia, compuesta por la ciudad y otros 32 municipios de los alrededores.

"Si dejamos pasar más tiempo, viendo cómo el panorama cada vez más se está poniendo más oscuro y más complicado, nos arriesgamos a que cuando queramos actuar sea tarde ya", advirtió Monsoriu, quien hizo hincapié en la "urgencia" de conseguir esa regulación del servicio y alertó de que están "dispuestos a llegar a una huelga general" para protestar por la "gravísima crisis" que atraviesa el sector.