El túnel de Beiramar de Vigo costará unos 70 millones de euros y tendrá una longitud total de 1,3 kilómetros

La actuación incluye la posibilidad de un aparcamiento soterrado y el proyecto y la obra se contratarán conjuntamente VIGO, 9 (EUROPA PRESS) El túnel de la avenida Beiramar de Vigo supondrá una inversión aproximada de 70 millones de euros y tendrá una longitud total de 1,3 kilómetros, puesto que se soterrará la superficie entre la glorieta de O Berbés hasta la calle Coruña, soterrando la glorieta que existe en este lugar y prolongando la superficie bajo tierra hasta el astillero Hijos de J. Barreras. Así lo anunciaron hoy en Vigo la conselleira de Política Territorial, María José Caride, y el alcalde, Abel Caballero, quienes presentaron el anteproyecto de la actuación, que mañana saldrá publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG), comenzando así el periodo de información pública. Caride explicó que el departamento que dirige tiene presupuestados entre 30 y 35 millones de euros para la actuación, por lo que el resto del importe deberá ser aportado por las otras dos administraciones involucradas, el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria. Según explicó Caride, la propuesta elegida como anteproyecto es la que proponía un túnel más largo. Así, comenzará en la glorieta de O Berbés y dispondrá de dos bocas de salida y entrada que permitirán acceder a la calle Coruña o bien continuar hacia Bouzas, saliendo al final del astillero Barreras. Esta solución, ubicada en la zona en la que se ubicará el Auditorio-Pazo de Congresos en construcción, permitirá retirar de la superficie más del 75 por ciento del tráfico actual de la glorieta de la calle Coruña --que registra una gran densidad de circulación-- y dar continuidad a Beiramar, desde Bouzas, a través de la calle Jacinto Benavente. La creación de este vial subterráneo, que tendrá dos carriles por cada sentido de 3,2 metros de ancho y una acera de 0,75 metros en la parte derecha, permitirá liberar del tráfico rodado la superficie, quedando como una zona de parque y uso ciudadano de unos 35.000 metros cuadrados. APARCAMIENTO Además, el anteproyecto incluye la posibilidad de realizar un aparcamiento soterrado con una capacidad mínima de 350 vehículos y que se encajará entre el túnel para los vehículos y la superficie. De esta forma, el túnel transcurriría a unos 8 metros bajo cota y dejaría espacio para el paso de vehículos y para la construcción del parking. Caride destacó hoy que esta infraestructura permitirá dar una respuesta satisfactoria a las necesidades de movilidad en esta parte de la urbe, al tiempo que permitirá ganar espacios de uso público para la ciudad, contribuyendo además a la recuperación de esta zona próxima al litoral y donde se ubicará el Auditorio. Asimismo, precisó que el túnel busca mejorar la operatividad del Puerto y está planificado de manera que pueda ser usado por transportes especiales. Por su parte, Abel Caballero recordó que se trata de un proyecto que la ciudad llevaba "décadas" esperando y que se realiza desde la cooperación de Política Territorial, el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria -titular de los terrenos--. Así, contrapuso la "política de colaboración que condujo a hechos" frente a la de "confrontación" que no lleva "a nada". TRAMITACIÓN En cuanto a la tramitación, la conselleira explicó que, con su publicación mañana en el DOG, el anteproyecto estará un mes en fase de información pública para recoger las aportaciones de los afectados que puedan servir para incluir mejoras. Tras esta fase, se procederá a la "inmediata" contratación del proyecto y la obra de forma conjunta, lo que ocurrirá a lo largo de este año. Así, Caride destacó la importancia de la contratación conjunta y estimó que las obras podrán durar entre 24 y 28 meses. Por su parte, el alcalde calculó que el Auditorio llevará construido un año cuando se concluya el túnel. En cuanto a la construcción, se intentará que la afección al tráfico rodado sea la menor posible. Así, el anteproyecto propone la creación de los muros perimetrales del túnel, en hormigón y posteriormente hacer el cierre del túnel, apoyado en los citados muros laterales. De esta forma, los vehículos podrán circular en superficie una vez que esté concluido el cierre, mientras que también podrán continuar los trabajos subterráneos.