La calle Duque de la Victoria de Valladolid, que abrió hoy al tráfico, incorpora asfalto reductor de ruido

La Junta subvencionó la obra con 400.000 euros procedentes del Fondo de Cooperación Local

VALLADOLID, 13 (EUROPA PRESS)

La calle Duque de la Victoria de Valladolid se reabrió en la mañana de hoy al tráfico rodado después de unos cinco meses de obras y un mes antes de lo previsto, con la incorporación de un compuesto asfáltico elástico que, como explicó el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, reduce el ruido de los vehículos al pasar por la vía.

El regidor vallisoletano y el consejero de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, recorrieron hoy la calle unos minutos antes de la apertura y destacaron la "celeridad" y "eficacia" con la que se ha concluido la obra por parte de la empresa constructora.

Las principales novedades en la estructura definitiva de la calle es la reducción de un carril en el tramo entre la Plaza de España y la calle Regalado, con un considerable ensanchamiento de las aceras. Además, por segunda ocasión el Ayuntamiento ha optado por aplicar un aglomerado asfáltico elástico. "Es más caro pero produce menos ruido que el convencional", destacó León de la Riva.

El regidor puntualizó que este compuesto ya se utilizó en un tramo del Paseo de Zorrilla y tiene en cuenta los estudios realizados con el Mapa del Ruido. El primer edil añadió que la intención del Consistorio es aplicarlo en más calles "hasta donde lleguen los dineros".

León de la Riva reiteró que la obra ha concluido con un mes y medio de antelación sobre las previsiones en el contrato de adjudicación a la empresa Ferrovial, sobre la que destacó que "ha hecho suyo el compromiso de que las procesiones pudieran pasar por ella", pese a que la del Viernes Santo se suspendiera.

También subrayó que los vecinos y comerciantes, a su juicio, "son conscientes de la celeridad con la que se ha hecho la obra y del exquisito trato que han tenido los operarios con los portales y locales comerciales". Por ello, consideró que la ejecución de la reforma de la calle "debería servir de modelo por el respeto a los plazos, al coste y a los vecinos".

Así, el consejero trasladó su "enhorabuena" al Ayuntamiento y a la empresa por la apertura al tráfico "con tanta celeridad y eficacia". De esta manera, los autobuses urbanos vuelven a transitar hoy por esta calle, en concreto en los casos de las siete líneas (1, 2, 3, 4, 6, 8 y 19) y otros servicios especiales que tienen sus paradas en esta vía.

La modificación, que se inició en el pasado mes de noviembre, contó con una inversión de 1.072.600 euros, de los que 400.000 euros proceden del Fondo de Cooperación Local de la Administración autonómica. "Estamos muy satisfechos de poder colaborar en obras que hacen de Valladolid una ciudad cada día más habitable y pensando cada día más en los ciudadanos y los peatones", aseguró Fernández Mañueco.

En este sentido, recordó que desde que se aprobó el Pacto Local la Junta ha "multiplicado prácticamente por dos" las ayudas que destinamos desde la Consejería de Interior y Justicia y por ello manifestó que espera volver a colaborar en estos y otros procesos, como la Segunda Fase de la Avenida de Salamanca Aglomerado asfáltico elástico.

Los trabajos han conllevado la renovación del pavimento de las aceras -con baldosas de terrazo fabricado con granitos naturales-, del firme de la calzada y de las redes de saneamiento, agua potable y alumbrado público. Estas labores se han venido realizando mediante la excavación de zanjas, lo que ha obligado a cortar al tráfico de la vía desde el pasado 11 de noviembre, cuando comenzó la actuación.

En concreto, la remodelación del alumbrado público se ha plasmado en la instalación de veintiséis columnas de iluminación, de 8,5 metros de altura y un brazo de 1,4 metros, en sustitución de las luminarias ahora sujetas a las fachadas, con un diseño clásico pero ligeramente novedoso respecto al de otras calles del casco histórico.

Cabe destacar también la ampliación de las conducciones subterráneas reservadas a los operadores de telecomunicación, pero no así las del gas, por resultar innecesarias. Al tiempo, está previsto colocar distintos elementos de mobiliario urbano, como dieciocho bancos de listones de madera, dieciocho papeleras metálicas y 77 metros lineales de valla de protección de peatones.

"PASEO"

El regidor vallisoletano puntualizó que con este nueva configuración la calle que, antes "era una de paso" ahora podrá ser de paseo. Por ello, explicó, "las personas mayores tendrán bancos a mitad de camino para descansar".

La disposición de la calle presenta dos carriles para el tráfico, en el tramo comprendido entre Ferrari y Regalado con una anchura de calzada de 5,75 metros, al lado de la cual se conserva la parada de taxis. Las aceras a ambos lados tienen unas dimensiones de 2,75 metros de ancho cada una.

Por su parte, entre las calles Regalado y Claudio Moyano queda un único carril donde resulta más patente la ampliación de las aceras, hasta alcanzar una anchura de 3,50 metros (pares) y 4,15 metros (impares). Como dato relevante, conviene reseñar que esta calle posee una longitud de 309 metros, una de las mayores del centro de la ciudad.

Además, el estacionamiento en la acera de los números impares tendrá una configuración similar a la actual pero desplazada hacia el centro de la calle, donde junto a las plazas para vehículos y motocicletas habrá sendas paradas de autobús y franjas de carga y descarga.

ARBOLADO CON 48 EJEMPLARES

Respecto al arbolado, se han plantado 48 ejemplares en sus correspondientes alcorques -la vía carecía de árboles hasta ahora-, con la siguiente distribución: veinticinco perales, once tilos, nueve arces y tres acacias de Constantinopla, provistos de su sistema de riego por goteo.

Los contenedores de residuos sólidos urbanos quedan soterrados al igual que en otras calles del casco histórico, mediante la colocación de tres depósitos de hormigón, para cuatro unidades de 1.100 litros de capacidad cada una, con sistema de elevador hidráulico.

Por otra parte, el Callejón de Chisperos, situado detrás del kiosco que hay entre Montero Calvo y la Plaza España, también va a ser pavimentado, aunque inicialmente no figuraba en el proyecto.