La Guardia Urbana para un autocar de la protesta estudiantil por infracciones viarias

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS) La Guardia Urbana paró, pasada la medianoche, a un viejo autocar que participó en la manifestación estudiantil contra el Plan Bolonia y la represión policial, porque presuntamente circulaba por la acera en plena Gran Via y por el exceso de ruido, según informó un portavoz del citado Cuerpo policial. Los agentes, que llegaron en cuatro coches y cuatro furgonetas, obligaron al conductor del vehículo a detenerse en la confluencia de la Gran Via y la calle Padilla, en el distrito del Eixample, e hicieron bajar uno a uno a los ocupantes. Los policías, que acordonaron el lateral de la Gran Via, registraron el autobús, identificaron a sus ocupantes y practicaron las pruebas de alcoholemia y drogas al conductor, antes de dejarles marchar. Una de las chicas aseguró que los agentes les seguían desde la plaza España, cerca de la plaza de Osca --donde finalizó la protesta sin incidentes-- y negó que estuvieran circulando por la acera. No obstante, sí admitió que llevaban la música alta desde la calle de Sants, donde estacionaron el vehículo en el tramo final de la protesta estudiantil y durante los minutos posteriores a su finalización. La protesta, a la que asistieron unas cinco mil personas --35.000, según los convocantes--, discurrió, sin cargas policiales, por las calles Aribau, Diputació, Calàbria y Avinguda de Roma, y luego continuaron hacia la estación, la plaza y la calle de Sants, para acabar en la plaza de Osca con la lectura de varios manifiestos.