La Mesa de la Construcción pide la creación de autopistas eléctricas para activar la economía granadina

GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)

La Mesa de la Construcción lamentó hoy que las grandes empresas no instalen en la provincia sus plantas fotovoltaicas o solares por falta de autopistas eléctricas y exigieron a la Administración la creación de estas infraestructuras, como una de las soluciones para activar la economía granadina.

Los integrantes de esta mesa, que aglutina a nueve entidades entre asociaciones de constructores y colegios oficiales de ingenieros y arquitectos, repasaron hoy en rueda de prensa algunos de los problemas que sufre el sector de la construcción, como "la excesiva burocracia que ralentiza los proyectos" y la ausencia de financiación por parte de los bancos y cajas de ahorro.

Estos asuntos unidos a la crisis han propiciado que de los 45.000 trabajadores que absorbía en 2007 el sector de la construcción "sólo queden 29.000" a fecha de hoy.

El presidente del Colegio de Ingenieros Industriales de Andalucía Oriental en Granada, Ricardo Peláez, aseguró que la provincia está perdiendo oportunidades para su desarrollo por la falta de autopistas eléctricas que animen a las grandes empresas a instalar sus plantas en terrenos granadinos.

"Tenemos los recursos necesarios --sol, aire y terreno adecuado-- para desarrollar grandes proyectos medioambientales que pueden absorber gran cantidad de mano de obra, tanto en su montaje como en su funcionamiento posterior", comentó Peláez, que incidió en la necesidad de que una de estas autopistas eléctricas "pase por una de las zonas más deprimidas de Andalucía Oriental"

La Mesa de la Construcción consideró que el futuro económico de la provincia requiere la recuperación de este sector, que ha pasado de aportar en 2007 el 15 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a un 10 por ciento en la actualidad, algo que "la provincia no se puede permitir".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Granada, Enrique Legerén, explicó que en la actualidad el 80 por ciento de las propuestas de financiación que se realizan a cajas y bancos son denegadas, mientras que el cien por cien de las líneas de descuento han sido retocadas.

En este sentido Legerén aseguró que "la situación es absolutamente dramática", por lo que destacó la necesidad de que el Estado "obligue" a las entidades a conceder crédito.

"De nada sirve salvar a las entidades cuando las continuas negativas para dar financiación están concluyendo con el cierre de empresas y debilitando todo el sistema productivo", señaló Legerén, que también se refirió a las deudas de los ayuntamientos con proveedores y contratistas como uno de los asuntos que hacen "insostenible la situación".