Las retenciones 'roban' 49 horas al año a un ciudadano de Barcelona y 55 horas a uno de Madrid

La congestión supone 800 millones para el bolsillo de los madrileños, el doble que en Barcelona BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS) Un ciudadano pierde sólo por la congestión del área metropolitana de Barcelona 49 horas anuales, mientras que en Madrid pierde 55 horas, lo que equivale aproximadamente a más de siete días laborables de vacaciones extra al año y un coste por trabajador de entre 460 euros al año en Barcelona y 538 en Madrid. Estos datos, publicados en un artículo del Anuario de la Movilidad 2008 del Racc recogido por Europa Press, también revelan que las retenciones suponen una pérdida media diaria para el usuario de 11,9 minutos en la región metropolitana de Barcelona, y de 14 en Madrid, y en hora punta, sobre todo por motivos laborales, la pérdida asciende a 18 minutos diarios en Barcelona y 33 en Madrid. Además del coste en tiempo, el informe hace un cálculo económico y constata que las congestiones en el área metropolitana de Madrid tienen un coste anual de más de 800 millones de euros, más del doble que en Barcelona, donde cuestan 384 millones, lo que corresponde, en el caso de la capital del Estado, a un 0,6 por ciento del PIB de la Comunidad de Madrid, y en Barcelona, a un 0,3 por ciento del PIB de Catalunya. Según el Racc, la comparativa de las cifras absolutas del coste de las congestiones tiene "una significación relativa", ya que los ámbitos espaciales y demográficos son dispares en ambas ciudades. No obstante, hace hincapié en que si se compara el coste de la congestión por kilómetro, en el área metropolitana de Madrid las retenciones castigan un 28 por ciento más que en el caso de Barcelona, aunque el número de vehículos afectados en Madrid --531.994-- casi dobla al de Barcelona --285.000--. Los ciudadanos afectados por las retenciones --incluidos los que van en autobús-- en Madrid ascienden a 992.171, casi el doble en cifras absolutas a los de Barcelona, en total 515.000. Los usuarios de autobús interurbano representan un 23 por ciento del total de afectados en Barcelona, y un 32 por ciento en Madrid. COMPORTAMIENTO DIFERENCIADO El comportamiento del tráfico en el acceso a ambas ciudades es "ligeramente diferenciado", ya que en los accesos a Madrid se constatan reducciones de velocidad mucho menos acusadas en la hora punta de la mañana que en Barcelona, pero más prolongadas en el tiempo. Por la tarde, "el fenómeno se reproduce con periodos punta más dilatados en los accesos a Madrid, casi una hora más que en los de Barcelona". Barcelona es la primera ciudad española que ha instalado el sistema de velocidad variable en algunos de los accesos para reducir las congestiones. Se trata de regular la velocidad máxima permitida, que puede llegar a ser de 40 kilómetros por hora, para gestionar el tráfico y anticiparse a las congestiones, además de reducir la siniestralidad y la contaminación. El estudio argumenta que, para mejorar las congestiones, la solución no pasa solamente "por ampliar capacidad vial sino que precisa de una aproximación modal integrada", por lo que entre otras cosas, apuesta por mejorar el transporte público disminuyendo los tiempos de viaje, y mejorando el confort, la rentabilidad y regularidad para equipararlo al transporte privado, aunque se contempla también la necesidad en algunos casos de construir nuevas infraestructuras. Otra de las propuestas es estimular la alta ocupación de los vehículos con medidas como permitirles circular por el carril bus y la "rebaja o gratuidad" del precio de los peajes.