Obras Públicas termina las obras de acondicionamiento del firme en 20 kilómetros de la autovía del Mar Menor

MURCIA, 3 (EUROPA PRESS)

El director general de Carreteras, José Guijarro, visitó hoy el final de las obras de la autovía del Mar Menor, RM-19, donde la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio ha invertido 2,3 millones de euros para realizar trabajos de acondicionamiento del firme a lo largo de 20 kilómetros de calzada.

Guijarro destacó que esta actuación, que coincide con el inicio de la Semana Santa, "incrementará la seguridad vial en la vía más transitada de la Comunidad" y recordó que "además, la Dirección General de Carreteras ha mejorado la incorporación hacia el Puerto de la Cadena con el extendido del nuevo firme antideslizante".

El director general explicó que esta obra "forma parte del adelanto de inversiones previsto en el Plan de Dinamización del Gobierno regional" que contribuye a la contratación de obra pública "para incentivar la creación de empleo con el objetivo de paliar los efectos de la crisis económica en la Región".

Los trabajos consistieron en el refuerzo de la calzada dirección Murcia, además de todos los ramales de aceleración y desaceleración, los pasos superiores e inferiores, las intersecciones y los nueve enlaces existentes con las carreteras de mayor importancia para el tráfico de la zona, como las que van a San José de la Vega o a Torre Pacheco.

Por su parte, el firme antideslizante "se ha colocado en zonas donde se habían producido accidentes, en concreto, en la salida lateral de la calzada donde los vehículos se deslizan debido a la elevada fuerza centrífuga que provoca el exceso de velocidad", apuntó Guijarro.

Este problema queda solucionado con este nuevo pavimento que, según el director general, "contribuirá a salvar vidas en este y otros tramos de la Red de Carreteras de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia", informaron en un comunicado fuentes del Gobierno regional.

El objetivo de esta actuación es reducir la siniestralidad en los puntos negros y zonas de alto riesgo, "lo que se consigue gracias a la alta capacidad de agarre, contribuyendo a reducir los accidentes por deslizamiento hasta en un 70 por ciento, incluso en suelo mojado", concluyó Guijarro.