Siete empresas recibirán 18,8 millones de ayuda para una inversión de 42,8

  • Santander, 3 abr (EFE).- Siete empresas de Cantabria del sector de la automoción recibirán 18,8 millones de euros de ayuda del Gobierno central para acometer proyectos de inversión por un importe de 42,8 millones dirigidos a incrementar su competitividad.

Siete empresas recibirán 18,8 millones de ayuda para una inversión de 42,8

Siete empresas recibirán 18,8 millones de ayuda para una inversión de 42,8

Santander, 3 abr (EFE).- Siete empresas de Cantabria del sector de la automoción recibirán 18,8 millones de euros de ayuda del Gobierno central para acometer proyectos de inversión por un importe de 42,8 millones dirigidos a incrementar su competitividad.

Recibirán estas ayudas las empresas de componentes Bosch de Treto, Nissan, Mecanizados Bravo, Malflow, Industrias Jacinto Herrero, Componentes y Conjuntos y Bridgestone de Puente San Miguel.

Otras dos empresas de Cantabria, Tecnologías Auxiliares de Fundición e Industrias Cántabras de Torneado, están en lista de espera y podrán acogerse al programa si alguno de los proyectos aprobados no se pone en marcha.

El consejero de Industria, Juan José Sota, ha presentado hoy en rueda de prensa estas ayudas, que se financiarán con cargo al denominado Plan 800, uno de los programas recogidos en el Plan Integral para el sector de la Automoción aprobado por el Estado y dotado para toda España con 4.070 millones de euros.

El Plan 800, dotado con 800 millones de euros, está dirigido específicamente a financiar inversiones que aumenten la competitividad de las empresas.

A la convocatoria se presentaron once empresas de Cantabria, que pidieron financiación para desarrollar proyectos por importe de 45,7 millones de euros.

Finalmente, resultaron seleccionadas siete, que, en conjunto, recibirán una inversión equivalente al 2,35 por ciento del total del fondo, un porcentaje que, según Sota, es "altísimo", el mayor de España, si se tiene en cuenta que el empleo del sector supone el 1,14 por ciento del total nacional.

Las ayudas representan, además, el 43,95 por ciento de la inversión total prevista por estas empresas.

De los 18,8 millones, 1,7 se concederán en forma de subvenciones y 17 como anticipos reembolsables.

Bosch recibirá 5,4 millones de euros para una inversión de 15,4, lo que representa el 35,55 por ciento del total; Nissan 9,2 para una inversión de 15 (el 61,92%); Mecanizados Bravo 2,3 para un proyecto que cuesta 5,7 millones (41,24%); Malflow 368.897 para invertir 2,1 millones (17,46%), IJH el 35,85 por ciento de los 906.500 euros que tiene previsto invertir; Componentes y Conjuntos el 42,50 por ciento de su inversión, que será de 665.000 euros, y Bridgeston 716.805 euros para una inversión de 3 millones.

El consejero ha destacado la importancia que la industria auxiliar de la automoción tiene en la economía regional.

Su peso en el Producto Interior Bruto Industrial es del 23 por ciento, superior al de la industria alimentaria o de transformación macánica.

La industria emplea en Cantabria a 46.000 personas, de las que 7.500 pertenceden al sector de la automoción, que factura unos 2.000 millones de euros anuales.

Sota ha subrayado la contribución de la vicepresidenta, Lola Gorostiaga, para que Cantabria reciba estas ayudas, que se han gestionado en coordinación con el grupo Gira, al tiempo que ha anunciado que en la próxima convocatoria de subvenciones regionales a la industria se van a incorporar ayudas para talleres de reparación y concesionarios.

El consejero ha explicado que la orden estará lista en unos diez días y ha revelado que ha habido desacuerdos entre los sindicatos y la patronal a la hora de articularlas, por lo que su departamento ha tenido que buscar una fórmula que, "a lo mejor -ha dicho- no contenta a todos".

Sota ha apuntado, a preguntas de los periodistas, que su departamento considera más conveniente apoyar a estos sectores que conceder ayudas directas a la compra de vehículos porque en Cantabria "desgraciadamente" no hay fábricas de coches.

No obstante, ha apuntado que si en un futuro fuera necesario apoyar la compra de vehículos y el Gobierno estuviera "en condiciones de hacerlo", no tendría "mayor inconveniente". EFE