Touriño se pasea por Vigo y Pontevedra entre vecinos que dan "por hecha" su victoria y aplauden su gestión

Promete trabajar para fomentar las contrataciones ante las quejas de un camarero por que el sector está copado por extranjeros PONTEVEDRA, 15 (EUROPA PRESS) El secretario xeral del PSdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, realizó sendas visitas a las ciudades de Vigo y Pontevedra, en las que fue abordado por vecinos de ambos municipios que no hicieron sino desearle suerte, dar "por hecha" su victoria en las urnas el 1 de marzo y felicitarle por su gestión al frente del Gobierno gallego. El paseo comenzó en Vigo, el mismo escenario en el cual su rival del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, hizo campaña esta mañana, pero ambos no coincidieron en la ciudad más grande de Galicia. Touriño se acercó a un poco concurrido Mercado de Teis, donde recibió los aplausos y parabienes de los comerciantes, excepto el de una placera que le comentó la "dureza de la crisis". "¡Qué ojos tan bonitos tiene, señora!", le replicó el socialista. Mientras tanto, se iba formando un conjunto de señoras que coreaban 'Se nota, se siente, Touriño presidente' y que animaban a cualquiera que se acercase a unirse a ellas: "aplaude, que hay que arroparlos", instaban a los periodistas que seguían al presidente. Uno de los carniceros llegó a contarle que faltaban tres semanas para que naciera su hijo Hugo. "Qué nombre tan bonito, como el del tuyo, María", le comentó a la conselleira de Política Territorial y candidata número 2 por Pontevedra, María José Caride, que lo acompañó en su ruta, junto con el regidor local, Abel Caballero. Tras recorrer el mercado, el paseo continuó por la calle Sanjurjo Badía, saludando y agradeciendo a los ciudadanos vigueses el apoyo que le mostraban. "Ya podemos celebrarlo", le animó una viandante, aunque Touriño le recomendó esperar a los resultados del día 1 y le pidió que no se olvidara de acudir a votar. "Puede contar con mi voto", le aseguró. El grupo de señoras que se formó en el mercado vigués seguía los pasos del presidente con una nueva canción: 'Hai que votar, hai que votar, para que non volvan, para non voltar atrás' ('Hay que votar, hay que votar, para que no vuelvan, para no volver atrás), coreaban y bailaban animadas. Por su parte, Touriño se dedicó a ensalzar ante los viandantes que se le acercaban la apertura del recinto de la Escuela de Transmisiones de la Armada (ETEA) y las posibilidades de "pasear" que ofrecía a los vigueses. Lo único que se salió un poco del guión de contacto agradable del candidato socialista con la realidad diaria de la ciudad fue cuando un joven irrumpió en la escena reprochándole los "huevos" que demostraba "al venir ahora a Vigo". La visita a la ciudad olívica finalizó en un bar, en el que el socialista se dio un baño de masas, posando en fotos con los clientes e incluso firmando autógrafos a tres jóvenes que se encontraban en la cafetería. 'Para Rosa, con afecto', rezaba su manuscrito. EN PONTEVEDRA Pontevedra tampoco supuso un escenario adverso para el presidente, puesto que recibió mucho cariño de sus ciudadanos, algunos amigos de su familia. "Hace mucho que no veo a la jefa --su madre--", le comentó un señor de avanzada edad, tras lo que Touriño le explicó que "últimamente" salía "menos". La confianza que fue ganando le llevó a acercarse, durante un paseo por el casco antiguo, a dos jóvenes dominicanos que le comentaron que estaban "de paso", para invitarles a "quedarse" en lo que definió como "una gran ciudad". Del mismo modo que hizo el sábado en la Plaza de Abastos de Santiago, Touriño pidió a los miembros de la corporación municipal que le acompañaban que le tomaran los datos a una viuda que se acercó a él para pedirle ayuda con sus problemas de salud y dinero. Finalizando ya la visita, le salió al paso un joven que solicitó hacerle "una pregunta". El hombre, camarero de profesión, lamentó ante el jefe del Ejecutivo gallego que los locales estaban llenos de extranjeros trabajando, al tiempo que los gallegos debían irse "fuera" para encontrar un empleo, aunque matizó que no se trataba de "un comentario racista", sino motivado por el deseo de poder desarrollar su vida laboral en su tierra. Ante este razonamiento, Touriño reconoció que "no es normal" que los gallegos tengan que seguir emigrando de su tierra para encontrar un empleo y le aseguró que estaba "trabajando" para incrementar las contrataciones en el sector hostelero. Y como la ciudad de Pontevedra no es tan grande como la de Vigo, en este segundo paseo del día, Touriño se encontró con rivales electorales, el secretario general del PP y número 3 de la provincia pontevedresa, Alfonso Rueda, al que acompañaba el presidente local del partido, Telmo Martín. Una rápida rectificación de la dirección evitó la coincidencia frente a frente entre contrincantes.