Trànsit constata una reducción del 50% de las víctimas en las vías con velocidad variable

Antes del verano se empezará a multar a los infractores por exceso de velocidad

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

El director del Servei Català de Trànsit (SCT), Josep Pérez Moya, afirmó hoy que se han reducido a la mitad el número de víctimas en accidente de tráfico en las vías donde se aplica el sistema de velocidad variable, los accesos a Barcelona por la autovía de Castelldefels, la C-31, y la autopista del Garraf, la C-32.

"Los datos de que disponemos sí que nos dicen que la mejora de la victimización se sitúa en torno al 50 por ciento", explicó Pérez Moya en declaraciones a Europa Press, aunque declinó dar cifras concretas a la espera de tener cerrados los informes del primer trimestre de aplicación.

En las vías del área metropolitana de Barcelona limitadas a 80 kilómetros por hora, entre las que están la C-31 y la C-32, ya se redujo un 36,8% el número de muertos en accidente este 2008, respecto al año anterior.

Según Trànsit, los primeros resultados de la velocidad variable, que entró en vigor el 15 de enero, muestran que el movimiento del tráfico es más compacto y que ha descendido el número de paradas y arrancadas, lo que supone consumir menos combustible y que la conducción sea más segura.

Pérez Moya estimó que antes del verano empezarán a multar a los infractores que incumplan las limitaciones de velocidad en las vías con velocidad variable, después de que se decidiera por motivos técnicos aplazar la imposición de multas, que debía empezar el 15 de marzo.

La fecha concreta en que los conductores podrán ser multados por no respetar el límite de velocidad máxima no se sabrá hasta después de Semana Santa.