Asnepa pide que se suspenda la exigencia de adaptar los retrovisores de los camiones porque se dan "abusos económicos"

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

El área de Transportes de la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos (Asnepa) solicitó hoy al Ministerio de Industria que se suspenda, con carácter temporal, la exigencia de adaptar los retrovisores de los camiones, porque se están produciendo "abusos económicos" por parte de algunos concesionarios al expedir los certificados de los vehículos exentos de estos retrovisores. La entidad explicó que por la emisión de estos certificados, que son obligatorios para pasar la Inspección Técnica del Vehículo (ITV), se están cobrando importes próximos a los 100 euros.

Asnepa explicó en un comunicado que desde el pasado 1 de abril, mediante Orden del Ministerio de Industria, se establece la obligatoriedad de adaptar los retrovisores del lado del pasajero --de gran angular y proximidad-- para todos los vehículos de transporte de más de 3,5 toneladas de masa máxima autorizada que hayan sido matriculados con posterioridad al año 2000. Esta adaptación obligatoria de los retrovisores se está controlando a través de las revisiones en la ITV.

Sin embargo, la asociación aseguró que los transportistas están encontrando "grandes dificultades" para cumplir esta obligación debido a "a falta de suministros de algunos fabricantes de camiones para adaptar los retrovisores". Asimismo, el colectivo denunció los "abusos económicos" por parte de algunos concesionarios al expedir los certificados de los vehículos exentos de estos retrovisores.

"Estas trabas están retrasando o impidiendo que los camiones puedan pasar la revisión de la ITV, obligando a dejar los vehículos parados hasta que las fábricas reciban los suministros de los nuevos retrovisores", aseguró Asnepa, quien indicó que sus transportistas "también se están viendo afectados y están incurriendo en pérdidas económicas".

Por todo ello, la asociación solicita que el Ministerio de Industria que se suspenda, con carácter temporal, la exigencia de adaptar los retrovisores de los camiones.